La tesis de Mariela Castro en tweets y Cuba contra la homofobia en Consejo de Derechos Humanos

¡Dos noticiones! Cuba votó este viernes en el Consejo de Derechos Humanos a favor de una resolución que aboga por eliminar la violencia y discriminación contra las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT), y Mariela Castro Espín predefendió con éxito su tesis de doctorado en sociología, con la cual propone una estrategia de integración social para las personas transexuales en nuestro país. Sigue leyendo

Un paso adelante o cuando la ausencia no quiere decir olvido

Después de una tensa jornada de espera, sobre las seis de la tarde de este martes la noticia llegó al buzón del móvil en un escueto mensaje: “Enmienda se aprobó. Nos ausentamos. EEUU se abstuvo”. Respiré, inconforme, pero con alivio. Nuestras preocupaciones y planteamientos fueron tenidos en cuenta. Cuba desplazó su voto en la ONU hacia una posición neutral, que si bien no me satisface totalmente como persona LGTB, al menos rectifica sustancialmente su actuación anterior en la tercera comisión de la Asamblea General. Sigue leyendo

Cancillería de Cuba concierta con sociedad civil voto en ONU

Los lunes son sagrados para mí, porque es mi día de descanso, pero esta mañana tuve que hacer una excepción: el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, nos invitó a una reunión sin precedentes, para escuchar criterios de la comunidad LGTB y del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) —incluyendo a su directora, Mariela Castro Espín—, sobre cuál podría ser el voto de Cuba este martes 21 de diciembre en la Asamblea General de Naciones Unidas, en relación con la enmienda que presentó Estados Unidos para volver a incorporar una mención explícita a la discriminación por orientación sexual en la resolución periódica de condena a las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias. Sigue leyendo

Cuba reafirma política de no discriminación y respeto a diversidad sexual

Al filo del mediodía y poco antes de salir para mis clases en la Facultad de Comunicación Social con los estudiantes de Periodismo, el doctor Alberto Roque, amigo y activista gay, me llamó para darme la noticia de que el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, nos recibiría a las tres de la tarde en su despacho para abordar el reciente voto de la delegación de nuestro país en la ONU, motivo de la carta abierta de desacuerdo que le dirigí el domingo último. Sigue leyendo