No tengo tiempo para estar enfermo

Aquella mañana del sábado 1ro de marzo del 2003 el doctor Dulién Contreras, en aquel entonces mi médico de familia*, me dijo en la sala de su casa que mi examen del VIH había dado positivo. Me había dejado un recado con mi madre la noche anterior, para que lo viera. No puedo decir que…