La encrucijada de la prensa cubana o La columna del martes

La celebración este año del Día de la Prensa Cubana ocurre en medio de la continuidad de un profundo y enconado debate sobre el papel de los medios de comunicación en una sociedad como la nuestra, y el impacto que sobre ellos tendría la actualización del modelo económico y social. Seguir leyendo

Cinco puntos para Debates en red o Esperen pronto la web-serie de Ismario

Esta vez no pude asistir a la discusión de tantas tesis de licenciatura en Periodismo como en años anteriores. Pero no podía faltar a la de Ismario Rodríguez Pérez, quien hoy obtuvo cinco puntos con su serie para la web Debates en Red. Seguir leyendo

La carne de Internet o El panel de la revista Temas

Ya saben que soy de los “privilegiados” en Cuba que por su profesión tienen Internet en el trabajo y hasta en casa, y ahora también tengo que confesarles que como carne de res todos los meses, pero puedo añadir en legítima defensa que siempre trato de ponerme en el lugar de quienes no tienen esa oportunidad. Seguir leyendo

Un caso de Buzón abierto o el fallo fallido de una justicia asexuada

Por segunda vez coinciden los intereses editoriales de mi periódico con los temas que abordo en esta bitácora. El caso que publiqué este lunes en la sección de Buzón abierto del semanario impreso de Trabajadores —que reprodujo también su edición digital— resulta particularmente aleccionador, en cuanto a la fuerza de los prejuicios y la mojigatería hipócrita que debemos enfrentar en el abordaje de la sexualidad como una condición innata al ser humano, todo mezclado con los recelos hacia las tecnologías informáticas y su libre uso en Cuba. Seguir leyendo

Decálogo para ciberaventura o un aporte desinteresado a mis inmerecidos paquitólogos

Coincidió una invitación que muy gentilmente me hicieron los colegas periodistas de la Isla de la Juventud para compartir experiencias alrededor del uso de Internet, con la súbita aparición en días atrás de cierto presunto paquitólogo que me concede el inmerecido honor de llevar “mucho tiempo tomando nota” acerca de mi intrascendente persona, e incluso hasta de un condiscípulo de la época universitaria que hace unos meses decidió ejercer a costa mía una nueva rama quizás del psicoanálisis, mezclado con crítica literaria y ensayo político —o viceversa—. Así que, en aras de la transparencia, decidí colaborar con todos a la misma vez y facilitarles las cosas. Seguir leyendo