Mi regreso a Alma Mater o Proximidades y encontronazos de la política en internet

Gracias a Alma Mater, en específico a su directora Mayra García Cardentey, por insistir hasta hacerme escribir otra vez para la revista de la comunidad universitaria cubana, esa en la que alguna vez colaboré en los inicios de los años 90, cuando todavía estudiaba Periodismo. Sigue leyendo

Anuncios

No soy sociedad civil o Mi declaración personal

A propósito de las encarnizadas polémicas alrededor de la participación de Cuba en el Foro de la Sociedad Civil de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, deseo hacer la siguiente declaración personal:

Quizás yo no me siento tan integrante de la sociedad civil como de la sociedad política cubana. Sigue leyendo

Mi ponencia sobre sexualidades “disidentes” o qué pinta un periodista en un congreso de sexología

Llevo casi dos días frente a la computadora escribe que te escribe, porque debo coordinar el martes próximo una mesa de discusión en el Sexto Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, cuyo título es De las cavernas a la era digital: nuevas formas de vivir la sexualidad, y estoy muerto de miedo, así que espero poder contar con la ayuda de ustedes para revisar, abreviar si es posible y mejorar mi manuscrito. Sigue leyendo

Inexactitudes de un colega y las respuestas mías que no publicó Proceso

El pasado 15 de mayo el semanario Proceso, de México, publicó un amplio reportaje del colega Raphaël Morán bajo el título El arcoíris despunta en La Habana, donde su autor citó fragmentos de mis respuestas a un extenso cuestionario que me envió por correo electrónico, así como un breve pasaje de una crónica que publiqué en esta bitácora, con una lamentable inexactitud. Sigue leyendo

Un paso adelante o cuando la ausencia no quiere decir olvido

Después de una tensa jornada de espera, sobre las seis de la tarde de este martes la noticia llegó al buzón del móvil en un escueto mensaje: “Enmienda se aprobó. Nos ausentamos. EEUU se abstuvo”. Respiré, inconforme, pero con alivio. Nuestras preocupaciones y planteamientos fueron tenidos en cuenta. Cuba desplazó su voto en la ONU hacia una posición neutral, que si bien no me satisface totalmente como persona LGTB, al menos rectifica sustancialmente su actuación anterior en la tercera comisión de la Asamblea General. Sigue leyendo