El paciente número dos o Cómo conjurar a la muerte

Él fue el segundo caso que diagnosticaron como positivo al VIH en Cuba, hace 28 años. Lo conocí dos semanas atrás en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), donde compartimos una habitación de hospital durante nuestros respectivos chequeos médicos. Elaine Torre Miranda tiene nombre de mujer, pero es un recio guajiro heterosexual del municipio de San Luis, en la oriental provincia de Santiago de Cuba. Sigue leyendo

Mi encuesta por el cuarto aniversario y Una entrevista como resumen de esta aventura

espectador-de-pie-de-numero-cuatro-vmj-ykm-1293-MLM4740931539_072013-OAl arribar este 4 de diciembre al cuarto aniversario de Paquito el de Cuba, tuve la idea de consultarles a mis amistades en Facebook sobre el destino de esta bitácora personal, y los resultados hasta ahora del breve escrutinio ya arrojan una tendencia que al parecer me comprometen a continuar con esta peculiar aventura. Sigue leyendo

Mi “vacuna” contra el SIDA y un Pérez que no es cualquiera

Al final quién sabe si tal vez los lectores de esta bitácora y yo hagamos juntos un aporte a la ciencia mundial, al descubrir que las polémicas en los blog y las redes sociales suben los CD4 y debilitan al VIH. Lo digo porque acabo de venir de una consulta rutinaria en el IPK, y les tengo buenas noticias, no solo sobre mi salud, sino también sobre un Pérez que —en contra de la frase popular que hace notar lo común de ese apellido en Cuba— definitivamente no es cualquiera. Sigue leyendo

Los supervivientes del naufragio y mi rebelión contra el “espejo mágico”

La lección fundamental que extraje del curso ambulatorio Aprender a vivir con VIH, en el Sanatorio de Los Cocos, en Santiago de las Vegas, me la dieron sin saberlo los habitantes permanentes de aquel lugar, quienes eran algo así como los supervivientes del naufragio de una idea desafortunada que nació llena de buenas intenciones. Sigue leyendo

El Sanatorio de Los Cocos o el Arca sin Noé

La primera impresión que tuve del Sanatorio de Los Cocos, en Santiago de las Vegas, no fue exactamente buena. La valoración final que haré sobre el lugar tampoco. Sin embargo, aquel mes y medio del curso ambulatorio Aprender a vivir con VIH fueron decisivos para afianzar en mí la convicción de cuál es la actitud que considero puede ayudar más a quienes el azar, la incontinencia o ambos, pongan frente a esta circunstancia extrema que es el SIDA. Sigue leyendo

Vivir con VIH o vivir del VIH: dos proyectos para “este camino largo”

En la relación de problemas a resolver que hice por escrito después de recibir mi diagnóstico como seropositivo en marzo del 2003, una de las primeras prioridades luego del sensible paso de comunicarlo a mis “contactos” y a la familia más cercana, era la creación de condiciones para incorporarme al curso ambulatorio Aprender a vivir con VIH, que tendría lugar nada más y nada menos que en el célebre Sanatorio de Los Cocos, en la localidad de Santiago de las Vegas, al sur de la capital. Sigue leyendo