Amanecer en la estación de policía o Declaran Con lugar mi queja

Hace solo unos días recibí en mi casa la visita de un oficial de la Policía, quien fue a ofrecerme la respuesta sobre una queja que interpuse a inicios de este mes contra un patrullero que me condujo de modo arbitrario a la estación solo por transitar por un parque que solemos frecuentar hombres gais, travestis y mujeres transexuales. Sigue leyendo

Medidas disciplinarias a policías que detuvieron sin motivo a gays en viaducto de Matanzas

Irregularidades en la detención de personas presuntamente homosexuales en el viaducto de la ciudad de Matanzas motivaron la adopción de medidas disciplinarias con los militares responsables, según comunicó la máxima dirección de la Policía al Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex). Sigue leyendo

La homofobia sale aun fuera de guión o Una amonestación por su payasada

Para no dejar cabos sueltos, les cuento el final de la queja por el numerito homofóbico y de mal gusto que mi familia y yo también presenciamos en la Carpa Azul del Circo Nacional hace ya varias semanas, y que un lector del diario Juventud Rebelde remitió a la sección de correspondencia Acuse de Recibo. Sigue leyendo

Mi “vacuna” contra el SIDA y un Pérez que no es cualquiera

Al final quién sabe si tal vez los lectores de esta bitácora y yo hagamos juntos un aporte a la ciencia mundial, al descubrir que las polémicas en los blog y las redes sociales suben los CD4 y debilitan al VIH. Lo digo porque acabo de venir de una consulta rutinaria en el IPK, y les tengo buenas noticias, no solo sobre mi salud, sino también sobre un Pérez que —en contra de la frase popular que hace notar lo común de ese apellido en Cuba— definitivamente no es cualquiera. Sigue leyendo

Mi desencuentro en lugar de encuentro gay y una rápida respuesta policial

El domingo 21 de noviembre, luego de concluir mi labor en el cierre del periódico, me encontraba sobre las once de la noche en un frecuentado sitio de encuentro homosexual del Vedado capitalino, cuando tuve un lamentable desencuentro con un miembro de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

Luego de presentar una enérgica queja días más tarde, dos oficiales de la jefatura de la Unidad Provincial de Patrullas acudieron a mi casa al sábado siguiente, para declarar con lugar la reclamación, anular la multa que me impusieron, informarme sobre la medida disciplinaria aplicada al agente actuante y explicar la posición oficial de la PNR en contra de la discriminación por orientación sexual. Sigue leyendo