Heterosexuales en la playa gay de Mi Cayito o Donde no hay preguntas ni malas caras

La familia de Ricardo Ponce llegó a la playa en su auto particular sobre las diez y media o las once de la mañana. Luego de organizar sus pertenencias sobre la arena, su esposa, su hija y su nieta enseguida entraron a las cristalinas y azules aguas de Mi Cayito. De pie a la orilla del mar, él accedió a conversar primero conmigo. Sigue leyendo

Anuncios