Cuando yo era Picasso o Mi frustrada carrera como artista plástico

Autorretrato

Autorretrato

Una carpeta escolar con casi cien dibujos que hice entre primero y cuarto grados fue el hallazgo familiar de esta semana, gracias a la hermanita de Javier que los rescató de un closet donde quedaron olvidados allá en la casa de la mamá de mi hijo. Sigue leyendo

El piquete que subió una montaña pero bajó una colina o En tren de Hershey al Pan de Matanzas

Esta semana tuve que escoger entre asistir al II Encuentro Nacional de activistas de las Redes Comunitarias del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en Santa Clara, o irme de guerrilla con mi hijo y un grupo de amistades a acampar una noche en el Pan de Matanzas. Sigue leyendo

Cinco denuncias diarias por delitos contra menores no es poco

La relatividad de las cifras y su forma de presentación pública no nos deben llevar a restar importancia a fenómenos sociales preocupantes y dañinos. Tal es el caso de la interesante información que acaba de ofrecer el Ministerio Interior de Cuba acerca de la baja incidencia de delitos de violencia y abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes.  Sigue leyendo

La muerte de Chirino o El último de mis barberos

Casi por casualidad acabo de saber que hace solo unos días murió Chirino, el último de mis barberos. Me sentí culpable de no enterarme antes, porque le debía muy buenas chácharas a este viejo fígaro, quien siempre me recibía en el rústico salón del patio de su casa en Cojímar, con el entusiasmo del gran conversador que aprecia más a un oyente atento que a un cliente de solvencia. Sigue leyendo

Las pruebas finales de Javier y Mi graduación del sexto grado

Por estos días en que mi hijo Javier realiza los exámenes finales de sexto grado, rememoro aquella primera etapa de la vida estudiantil, los rituales que yo seguía para las pruebas, la alegría por las calificaciones y aquella sensación de obstáculo vencido, alivio temporal y despedida transitoria, como antesala de las vacaciones y nuevo punto de partida.

Sigue leyendo

El español y yo o el hombre más libre de la Tierra

Si nos guiáramos por mis resultados académicos desde el primero hasta el noveno grado, yo me debía haber ganado la vida con las matemáticas o en alguna otra rama de la ciencia, más que del español. Las notas hasta ese momento de mi vida estudiantil, paradójicamente, siempre estuvieron como regla unos pocos puntos por encima en las asignaturas de ciencias que en las de letras, fundamentalmente —si mal no recuerdo— por los errores ortográficos. Sigue leyendo

La fractura de mi padre o una familia que ama entre líneas

Vísperas de la intervención quirúrgica que requiere la fractura de cadera de mi padre, la causa de mi alejamiento de esta bitácora desde inicios del año, no puedo dejar de pensar en el misterio de este hombre tan cercano y a la vez tan distante, a quien ya casi no reconozco en ese débil y hermético anciano en que lo han convertido sus maltratados 77 años. Sigue leyendo