Las costuras de mi maletín y una buena noticia ajena

El romántico Gustavo Adolfo Bécquer se quejaba en cierta cursilona rima suya por aquello de “flor que toco se deshoja”, pero esta semana yo soy más bien como una vieja maleta que se descose, símil muy poco poético, pero bastante exacto para describir mi estado actual y una de las causas de otro forzoso encierro…

Ocho años después o el otro yo frente a mi espejo

Amigos, es increíble lo que me sucedió este martes. Me erizo solo de pensarlo… Precisamente el 1˚ de marzo, cuando se cumplieron exactamente ocho años de que me diagnosticaran como portador del Virus de Inmunodeficiencia Humana, vino a verme a mi casa un joven desconocido de 31 años, a quien casi le acababan de dar…

El Sanatorio de Los Cocos o el Arca sin Noé

La primera impresión que tuve del Sanatorio de Los Cocos, en Santiago de las Vegas, no fue exactamente buena. La valoración final que haré sobre el lugar tampoco. Sin embargo, aquel mes y medio del curso ambulatorio Aprender a vivir con VIH fueron decisivos para afianzar en mí la convicción de cuál es la actitud…

Mis visitas al quirófano o lo difícil que es morirse en Cuba

Mientras cursaba la carrera de Periodismo, justo entre tercero y cuarto año, comenzaron mis visitas a los salones de operaciones, con tres intervenciones quirúrgicas en 15 meses. Luego de un largo descanso de más de una década, vino la cuarta cirugía en junio del 2003, la vez que más cerca he estado del más allá….