Activista lesbiana electa representante a gobierno municipal o La dura tarea de Charliery

Fue nominada por unanimidad en una asamblea de barrio a propuesta de su pareja, con quien crió una hija y un hijo de ambas durante 25 años de relación. Obtuvo amplia mayoría de votos en los comicios del pasado 19 de abril, al ganar en cuatro de los cinco colegios electorales de la circunscripción 76 en el municipio habanero de Diez de Octubre, donde reside hace alrededor de dos años. Cree en Dios y dijo abiertamente ante el electorado que ella es lesbiana. Sigue leyendo