Viernes santo o Mi relación con las iglesias

La primera iglesia que recuerdo fue la del Sagrado Corazón, en la calle Reina, muy cerca del pequeño y húmedo apartamento donde transcurrió mi infancia en el barrio de Los Sitios, en Centro Habana. Abuelita me llevó alguna que otra vez, de pasada, cuando era pequeño, tal vez antes incluso de ir a la escuela. Y me gustaban los vitrales coloridos, la amplitud y el frescor, el silencio del lugar y su penumbra sobrecogedora, aunque me asustaba un tanto la imagen terrorífica de Jesús crucificado. Sigue leyendo

La Virgen sí pero el Papa no

La Virgen de la Caridad del Cobre pasó esta mañana muy oronda frente a mi casa. Mi mamá fue de las primeras en salir para interceptarla en la Villa Panamericana, y yo le pedí en préstamo la cámara digital a la madre de mi hijo, para regalarles estas instantáneas de la procesión a su paso por Cojímar, ese pintoresco poblado de pescadores al Este de La Habana. Sigue leyendo