Yo también fui un extremista o mis disculpas con el profesor Bataille

Tal vez sea este el testimonio más difícil de mi vida. Aunque me duela mucho reconocerlo, debo admitir que yo también fui alguna vez un extremista.  Al menos, ese es el sabor que me dejó para siempre aquel episodio estudiantil, cuando por razones y mediante métodos que ahora me parecen harto deleznables, mi grupo del…