La intolerancia y cómo exorcizarnos de sus demonios

Me acaba de suceder algo muy aleccionador que quiero compartir, sobre la intolerancia y el modo de exorcizarnos de sus demonios. Era casi medianoche cuando recibí en Facebook un mensaje muy ofensivo de una persona desconocida, a quien además no tenía entre mis amigos. A continuación transcribiré íntegramente el intercambio que sostuvimos por esa vía,…

Mis encuentros con Fidel y unas fotos “comprometedoras”

No puedo presumir de una estrecha relación ni de grandes momentos cerca de Fidel Castro. Mi vínculo directo con el líder de la Revolución, quien este 13 de agosto cumple 84 años para satisfacción de muchos y desconsuelo de otros, es solo ligeramente mayor tal vez que el del promedio de las personas que nacimos…

De cómo yo pude haber sido el “agente Arcoíris”

Con el tiempo he olvidado muchos detalles de este hecho singular, del cual harán 17 años en los próximos meses. Espero, por lo tanto, que al narrarlo aquí yo no esté revelando ningún secreto de Estado, y si lo hiciera, pido “a quien corresponda” —como dicen ciertas cartas burocráticas— que disculpe mi irremediable y ya…

Cinco semanas en España y el día que lloré en Barajas

Casi una década después de aquella beca de cinco semanas en el Instituto de Estudios Fiscales de España, todavía albergo sentimientos encontrados en relación con la que hasta hoy ha sido mi estancia más prolongada fuera de Cuba. No obstante la irrepetible intensidad de no pocas de las experiencias acumuladas esa mágica vez y el…

La suerte es gay y mi “fuga” por París

Para Daniel Palacios, joven amigo y autor hace pocos días del comentario 4000, a los seis meses y medio de iniciar esta bitácora El pasado 21 de junio hizo un año de mi retorno de París, luego de una semana maravillosa que fue posible cuando ya no tenía particulares esperanzas de cumplir este sueño tan…

Asombros por cuenta propia y cómo pensaron que “me quedaba”

Cuando viajo, ya sea dentro o fuera de Cuba, necesito caminar por las calles yo solo: es mi modo de sentir que me apropio de los lugares visitados. Si no puedo cumplir esta especie de ritual cognitivo, ya sea porque me lleven en automóvil o forme parte de un grupo que —por cuestión de programa…

Mis viajes al exterior y la paranoia de las deserciones

Este mes hará un año de mi insólito viaje a París y a propósito de ello quiero contarles algunas de las simpáticas peripecias que rodearon mis cuatro salidas al exterior desde 1999, cuyo factor común —por usar un término matemático— fueron los curiosos malentendidos que en todas esas oportunidades hicieron pensar erróneamente a alguien que…

El día que mi prima Dely no fue al círculo infantil

En una familia de tres hermanos varones, mi prima Dely fue para todos en casa, desde que nació, “la niña”. Todavía hoy, adulta y con dos hijos, muchas veces le decimos así. Pero hace 30 años pudimos haberla perdido: ella asistía al círculo infantil Le Van Tam, la guardería que un día como hoy, el…

A los 500 del “descubrimiento” de mi “nuevo mundo”

Este 3 de marzo se cumplen tres meses desde la publicación del primer post en esta bitácora y lo celebro con el arribo a los 500 comentarios, mérito que no atribuyo a ninguna destreza particular mía, sino a la paciencia, interés y cariño de todos sus lectores, a quienes agradezco los elogios, las discrepancias y…