Mis propuestas para mejorar el socialismo o Lo difícil es hacerlo realidad

No son quizás los cambios más trascendentes ni los mejor fundamentados, pero es mi modesta contribución al debate que hoy tiene lugar en Cuba sobre la conceptualización del modelo económico y social cubano y el plan nacional de desarrollo hasta el 2030. Seguir leyendo

La libertad de protestar y la imposibilidad de cambiar

Estuve en México durante tres semanas en plan casi de turista y no puedo dejar de sentir cierta vergüenza por ello, porque mientras yo recorría museos y lugares históricos o de entretenimiento, ese país vivía la conmoción por la desaparición primero y la revelación de su cruel asesinato después, de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa. Seguir leyendo

Unificar la moneda no es multiplicar por 25 o Mi crítica “oficialista” a la nota oficial

No puedo sustraerme a la tentación de hacer una crítica a la nota oficial con la cual el Gobierno de Cuba acaba de anunciar la esperada decisión de comenzar el proceso de unificación monetaria y cambiaria en el país, y de paso hacer una sugerencia para sofocar las dudas y comentarios que esta información ya comienza a suscitar en parte de nuestra ciudadanía. Seguir leyendo

La muerte de Chirino o El último de mis barberos

Casi por casualidad acabo de saber que hace solo unos días murió Chirino, el último de mis barberos. Me sentí culpable de no enterarme antes, porque le debía muy buenas chácharas a este viejo fígaro, quien siempre me recibía en el rústico salón del patio de su casa en Cojímar, con el entusiasmo del gran conversador que aprecia más a un oyente atento que a un cliente de solvencia. Seguir leyendo

Primera discoteca gay estatal en pesos cubanos en La Habana o la Fiesta de los Tuix

El mensaje electrónico me lo envió un estudiante de periodismo que hace prácticas profesionales en mi redacción. Parecía demasiado perfecto para ser real: una discoteca gay en un restaurante estatal de La Habana Vieja, por solo 25 pesos cubanos, con oferta gastronómica en la misma moneda, climatización, efectos de luces y otros “de última generación”. No soy muy fiestero, pero a tono con el espíritu de celebración que prima por estos días finales del año y consecuentes con una vieja tradición romántica entre mi pareja y yo, ese mismo fin de semana nos propusimos ir a comprobar una noticia tan espectacular. Seguir leyendo

De cómo yo pude haber sido el “agente Arcoíris”

Con el tiempo he olvidado muchos detalles de este hecho singular, del cual harán 17 años en los próximos meses. Espero, por lo tanto, que al narrarlo aquí yo no esté revelando ningún secreto de Estado, y si lo hiciera, pido “a quien corresponda” —como dicen ciertas cartas burocráticas— que disculpe mi irremediable y ya habitual indiscreción. De todos modos, nunca nadie me pidió o sugirió —al menos no lo recuerdo— que no hablara sobre esto. Seguir leyendo

Asombros por cuenta propia y cómo pensaron que “me quedaba”

Cuando viajo, ya sea dentro o fuera de Cuba, necesito caminar por las calles yo solo: es mi modo de sentir que me apropio de los lugares visitados. Si no puedo cumplir esta especie de ritual cognitivo, ya sea porque me lleven en automóvil o forme parte de un grupo que —por cuestión de programa o capricho organizativo de alguien— debe andar siempre junto para arriba y para abajo, es como si no hubiera ido nunca a ese sitio. Para mí, sencillamente, no estuve allí. Ese antiguo hábito de reportero itinerante —aquí lo demostraré— ya me ha traído más de un inconveniente en mis correrías. Seguir leyendo