Mis encuentros con Fidel y unas fotos “comprometedoras”

No puedo presumir de una estrecha relación ni de grandes momentos cerca de Fidel Castro. Mi vínculo directo con el líder de la Revolución, quien este 13 de agosto cumple 84 años para satisfacción de muchos y desconsuelo de otros, es solo ligeramente mayor tal vez que el del promedio de las personas que nacimos y crecimos en Cuba después de 1959, quienes en una inmensa mayoría atesoramos alguna que otra anécdota que lo involucra.

A una de esas contadas ocasiones corresponden las dos fotografías que ilustran esta crónica Sigue leyendo

Cinco semanas en España y el día que lloré en Barajas

Casi una década después de aquella beca de cinco semanas en el Instituto de Estudios Fiscales de España, todavía albergo sentimientos encontrados en relación con la que hasta hoy ha sido mi estancia más prolongada fuera de Cuba. No obstante la irrepetible intensidad de no pocas de las experiencias acumuladas esa mágica vez y el alborozo excepcional que me produjeron ciertos acontecimientos, nunca podré olvidar que la enriquecedora travesía terminó con uno de los momentos de mayor desesperación en toda mi vida. Sigue leyendo

La suerte es gay y mi “fuga” por París

Para Daniel Palacios, joven amigo y autor hace pocos días del comentario 4000, a los seis meses y medio de iniciar esta bitácora

El pasado 21 de junio hizo un año de mi retorno de París, luego de una semana maravillosa que fue posible cuando ya no tenía particulares esperanzas de cumplir este sueño tan común de cualquier latinoamericano, gracias a mi sorprendente e inédita suerte en un sorteo de boletos gratuitos, en la celebración del Día de Francia durante la Feria Internacional de La Habana del 2008. Sigue leyendo

Mis viajes al exterior y la paranoia de las deserciones

Este mes hará un año de mi insólito viaje a París y a propósito de ello quiero contarles algunas de las simpáticas peripecias que rodearon mis cuatro salidas al exterior desde 1999, cuyo factor común —por usar un término matemático— fueron los curiosos malentendidos que en todas esas oportunidades hicieron pensar erróneamente a alguien que yo “desertaría”. Sigue leyendo