#PensarComoPaís también nos toca a las personas LGBTI

Como una gran parte quizás de mi generación, por no hablar de las que nos siguen, a mí las consignas o frases hechas que con demasiada frecuencia acuña nuestro discurso político me dicen ya bastante poco y me movilizan menos.

Sin embargo, con ese pragmatismo que a veces me hace sentir estar de vuelta ya de casi todo, reconozco la posible utilidad cuando una idea de este tipo sirve para movilizar el pensamiento, fijar principios, ampliar horizontes y transparentar la voluntad política detrás de los debates y los acontecimientos a menudo contradictorios en esta época puente que vivimos. Sigue leyendo