París es una bronca o Cásame despacio que voy de prisa

Al emperador francés Napoleón Bonaparte le atribuyen la frase “vísteme despacio que voy de prisa”, y algo así me viene a la mente cuando observo las reacciones extremistas que todavía producen en el mundo los justos reclamos de garantizar iguales derechos a las personas homosexuales a la hora de formar una familia, como acaba de ocurrir este último fin de semana en París. Sigue leyendo

Fiebre del miércoles por la noche o El miedo a las inyecciones

No pude escribir antes esta semana por una severa gripe que me traje de Holguín, en un mes de marzo que amenaza con imponer una buena marca en materia de hospitales y enfermedades. Pero tanto mi hijo Javier —con dos rápidos ingresos que incluyeron una apendicitis aguda— como yo, al parecer podremos extraer algún provecho de estos contratiempos. Sigue leyendo

En defensa del gremio o El periodismo que necesitamos

La práctica del periodismo en Cuba desata pasiones casi tan efervescentes como las que provoca el béisbol, y criticar a quienes lo hacemos ya es para alguna gente como otra especie de pasatiempo nacional. Sigue leyendo

No descanses ni tengas paz, Hugo Chávez

Hace veinte años, bajo la tremenda impresión de la muerte repentina de un amigo y colega, escribí un manojo de versos juveniles que permanecen inéditos entre un montón de papeles, como toda mi Pobresía. Por primera vez quisiera compartirlos aquí con ustedes, como sencillo e imperfecto homenaje a Hugo Chávez Frías, presidente de Venezuela, amigo de Cuba, líder de América Latina y el Caribe. Sigue leyendo