Mi conquista de la absoluta libertad o la conversación más importante de mi vida

“Entonces ahora yo tengo dos padrastros” fue una de las conclusiones que expresó Javier cuando esta noche su madre y yo dimos por fin respuesta a todas sus inquietudes actuales —más bien certezas sin confirmar— sobre mi orientación sexual, las relaciones con mi pareja, mi condición de persona con VIH/sida, nuestras historias y la suya propia, en el final del capítulo tal vez más importante de mi vida. Sigue leyendo