Julito el periodista o mi llamada telefónica pendiente

Todos los años repaso mi libreta de teléfonos en los días finales del año y me regalo la satisfacción de sorprender con una llamada de felicitación a las personas con las cuales a veces no hablo o les veo durante meses. Entre esas amistades de roce esporádico, pero siempre presente, nunca faltaba Julito, pero este 31 de diciembre no pude comunicarme con él, y ahora ya no podré hacerlo más.

La noticia de la muerte repentina de Julio García Luis me conmina a dar testimonio de cuánto afecto y simpatía, sin estridencias ni alardes inmodestos, mereció este colega a quien conocí cuando yo era apenas un mozalbete soñador que comenzaba a estudiar periodismo, mientras ya él era nada más y nada menos que el presidente de la Unión de Periodistas de Cuba.

Julito mantenía en aquella época una relación muy estrecha con la Facultad de Periodismo, y todavía recuerdo cómo todos los estudiantes queríamos merecer aquella máquina de escribir rusa que la UPEC destinaba para premiar al ganador del concurso periodístico durante las jornadas científicas, artefacto que a finales de los 80 a nosotros nos parecía una maravilla tecnológica.

Después de graduarme tuve el privilegio de compartir con Julito como colega, cuando él llegó a Trabajadores como simple periodista, luego de que lo liberaran de la presidencia de la UPEC, a pesar —si no recuerdo mal— de obtener  una de las mayores votaciones —o la mayor— para el Comité Nacional de esa organización, en las elecciones a lo largo de todo el país.

Pero Julio siempre fue capaz de cumplir su deber sencilla y modestamente. En Trabajadores hizo historia en el periodismo cubano, con su serie de crónicas y comentarios a propósito de aquel amplio proceso de consultas populares que precedió a la reforma económica de los 90 y que recibió el nombre de Parlamentos obreros.

Todavía hoy en la redacción de nuestro semanario solemos mencionar aquellos trabajos periodísticos de Julito, como ejemplo de sensibilidad, enfoque polémico y un estilo propio que dotaba de belleza literaria algo tan árido como una asamblea.

De sus años más recientes, como decano de la Facultad de Comunicación, seguramente podrán hablar con mucha mayor propiedad sus alumnos y los profesores que le acompañaron en ese extenso periodo. Para mí, su arribo a la vieja casona de G significó hacer las paces con aquella institución de la cual me distancié durante bastante tiempo, casi desde mi graduación o incluso antes, y a donde solo volví a entrar —literalmente fue así— cuando supe que él estaba a cargo.

Desde fuera, y sin tener todos los elementos de juicio, tengo la impresión de que Julito retomó la extraña cualidad de una inusual escuela de decanos de periodismo —como lo fue Magali García Moré en su tiempo— que sentían mucho más compromiso y empatía con sus estudiantes, que con las usuales exigencias burocráticas de los niveles superiores.

Con la puerta de su oficina casi siempre abierta, aparentemente en calma incluso ante la situación más tensa, combinó su conocimiento práctico del periodismo con el rigor científico de la academia, y la valentía del revolucionario incómodo que —en mi criterio— siempre supo ser.

De hecho, su tesis de doctorado resulta una referencia obligatoria para cualquiera de nosotros, los periodistas cubanos, cuando tratamos de explicar los problemas existentes en nuestra prensa, en su relación con el Estado y el Partido. El Premio Nacional de Periodismo José Martí que le confirió la UPEC el pasado 2011, justo en el momento de su jubilación, fue un acto de justicia que nuestro fiel y vapuleado gremio aplaudió casi seguramente por unanimidad.

Cada diciembre al teléfono, Julito y yo intercambiábamos un breve y reposado saludo y nos deseábamos los respectivos parabienes —con cariño, aunque hasta casi como una formalidad o rutina que uno piensa que podrá repetir una y otra vez—, sin que nunca me atreviera a decirle ninguna de estas razones tan íntimas y cálidas que me hicieron quererlo y admirarlo tanto. Y eso es lo que más me entristece, que este año no insistí lo suficiente y me quedé, para siempre, sin poder felicitarlo.

Anuncios

150 comentarios

  1. Efectivamente, Paquito, Julio fue uno de los periodistas más queridos por nuestro gremio, y lo ilustra precisamente, aquel Congreso en el cual alcanzó casi el ciento por ciento de los votos. También el cariño, que recibía en cualquier provincia de Cuba a donde el acudía para organizar cursos o las escuelas de Periodismo, como la de Holguín. Nadie a dicho todavía su gran fidelidad a sus ideas, a pesar de los pesares y de cómo detrás de un hombre aparentemente serio y responsable con sus obligaciones, se escondia un poeta, un hombre amante de la poesía y del buen humor…!!

  2. Gracias Paquito por este homenaje a mi Tío. Yo también lo admiraba, mucho más de lo que el imaginaba y nunca le dije.
    Un abrazo

    • Julio: Eso a veces sucede, pero debes saber que fue muy sentido su sepelio esta tarde, con cientos de colegas de todas las generaciones.

  3. Nuevo vídeo de Los Aldeanos. Dice Abel Prieto que son revolucionarios y yo se lo creo.

    • Ray: Podrías dejar la propaganda política para otro post, por favor.

      • Paco:

        Lo que tu haces no se llama propaganda política?

        • Ray: Si lo fuera, la hago en mi blog, no voy a ninguna página personal ajena a pegar mis post.

  4. Este tema me parece que no tendra muchos comentarios. Nunca he oido mencionar a ese periodista y por tanto no tengo nada que decir. Solo Espero que no fuera igual que Julio Batista.

    • Chiquitica: Quedarse callado cuando uno no sabe sobre algo es una opción inteligente.

  5. Paqui, creo que la máquina era checa….a mi me tocó una. Como te comenté en FB siempre que veía a Julito recordaba aquellos años de la UPEC en que promovió un debate muy interesante sobre el periodismo cubano y sus carencias, las zonas silenciadas y tantos otros temas que después han sido recurrentes, pero que en aquel momento marcaron un antes y un después. Sería bueno rescatar aquella entrevista que dio como presidente de la UPEC (creo que fue la última) y que salió a dos páginas, sin mal no recuerdo en Alma Mater y después en JR. Sería interesante leerla después de tanto tiempo.

  6. Murió Julio García Luis, uno de los seres más lacayos —¡y miren que la lista es larga!— que haya ejercido el periodismo castrista.
    http://www.penultimosdias.com/2012/01/13/60540/

    • Sinceramente, anónimo señor, lo animo a que se detenga un momento ante lo que ha escrito Ud. sobre Julio García Luis. Léalo de nuevo, y después revise su conciencia, para ver si esta le dicta que es Ud. una buena persona.

    • Que alguien como Julio sea denigrado, muestra la calaña de los extremistas. Gracias de todos modos por hacerlo patente, es una lección importante para quienes pudieran confundirse con ciertos lamentos hipócritas que suelen lanzar algunos que hacen como si les preocupara Cuba o quienes en ella vivimos.

  7. Julio siempre será recordado como esa persona que logró congeniar las virtudes de ser excelente profesional y maravilloso ser humano. Jamás olvido su rostro siempre amable, su saludo afectuoso, sus puertas abioertas cuando “los de provincia” que hacíamos nuestra Maestría necesitábamos cualquier orientación, cualquier ayuda. Julito siempre estaba a la mano, gentil, maestro, pedagogo, gran periodista y maestro del buen escribir. Siempre lo tendremos presente.

  8. ¿Y por qué, después de recibir casi el 100% de los votos fue enviado a trabajar de periodista simple en Trabajadores?

    • Amel: No sé, yo solo era un estudiante de periodismo.

      • Si no sabes el por qué es extraño, pues tu eres periodista. A Julio García Luis lo tronaron de la presidencia de la UPEC, porque no pensaba como la burocracia politica. Su artículo “el periodista en la cuerda floja”, donde abordaba críticamente la situación del periodismo en Cuba, no le gustó nada a la burocracia politica y por eso fue enviado como castigo a ser periodista raso en Trabajadores. Debías conocer bien esta historia, o ¿te haces el que no la sabes?

  9. paquito, para cuando un post protesta contra la visita del presidente de iran??

    • Para nunca. Eso no es politica editorial y recuerda que ellos siguen un guion mi amigo. Por ahi anda la instruccion recibida por el DOR. Dile al Pa que la presente. Me imagino que con el Goebbels persa debe haber algo.

      Criticar la visita? Tu estas loco socio. Ni siquiera critico el Honoris Causa asi que imaginate y figurate. Lo importante es que es enemigo de las potencias y no importa si el tipo empareda mujeres o mata maricones. Se acabaron los principios para el Pa aqui mismo.

      • Mario Conde: Ya no solo eres Nobel de Física, sino también evaluador de principios ajenos. Hoy, precisamente hoy, tu opinión y nada es para mí lo mismo.

    • Jeremy: Escríbelo tú.

  10. Muy justa y precisa tu crónica. En la cuerda de la moderación, sin estridencias ni “lloriqueos” Ni le falta ni le sobra. Se parece a Julito. Mis saludos, Mercedes (Villa Clara)

  11. Por Arturo González Dorado

    Raúl Castro acaba de hablar en la farsa de asamblea que se reúne en Cuba dos veces al año para dar loas y aprobar sin rechistar las ordenes de los amos de la nación.

    La única medida que podía haber indicado una real apertura, la única que podría haber dado una señal de que ciertamente se pretende palear el sufrimiento atroz de los cubanos, la reforma migratoria, brilló por su ausencia.

    El totalitarismo es el mal, lo he dicho en otra ocasión, es el mal extremo, y ese mal es una opción básica ante el hecho de ser humanos. Es una elección, que en última instancia se asume a plena conciencia. Raúl Castro, y los que con él continúan destruyendo a nuestro país, han dejado otra vez claramente expresado que no han cambiado en nada, que lo único que merecen es ser barridos de la historia, como lo fueron los nazis, y que la única opción que ofrecen a su país es la continuación del desastre.

    El año que finaliza, el año de las reformas “raulistas”, de la “actualización del modelo económico”, es otro número más en la monotonía decadente del comunismo cubano, del fracaso sin paliativos.

    No hubo Navidades en Cuba, no hay esperanza. El anuncio que marca el momento más importante en la tradición del mundo occidental, el hijo de Dios se hizo hombre y vino a decirnos la buena nueva del amor, de que el Reino de los Cielos está en vosotros, ha quedado durante cincuenta años mancillado, destruido, olvidado en Cuba.

    La nación se queda sin fuerzas, el desastre moral, económico, social y espiritual sigue su curso inexorable, casi como una tragedia griega, con la diferencia que la fealdad del comunismo no permite darle tintes heroicos o estéticos, es simplemente la grisura, la decadencia, la vulgaridad y el encanallamiento sostenido.

    Las únicas luces que brillaron el año que justo termina son las de los valientes que tratan dando la última medida de su humanidad de que el panorama de la mentira y la decadencia no sea absoluto.

    Aislados en un mar de indolencia y vulgarización, de desaliento y rispidez creciente, de propaganda asquerosa, porque la propaganda y la manipulación en Cuba continúan exactamente igual que siempre, los disidentes, los blogueros y opositores cargan con el poco honor que le queda a la nación cubana.

    La muerte de Laura Pollan fue otro vacío, otra carencia difícil de llenar, otra señal de esa oscura maldición que marca nuestro destino. Los últimos meses han sido de una represión sostenida contra quienes osan disentir. Cierto que en otro nivel, ya no los fusilan, ya no necesitan hacerlo, ya no los envían a podrirse 30 años en el horror de la prisiones políticas cubanas, ahora se ensañan en el desgaste incisivo, meticuloso, constante. Golpizas, detenciones cortas, acoso incesante hasta que se cansen, porque confían, y con razón, que es prácticamente imposible sostener semejante presión sin que las consecuencias físicas y mentales se hagan sentir. Porque el control sigue siendo absoluto, y porque la mayoría de los cubanos en la isla de una forma u otra están encerrados en la trampa que los hace ser cómplices del mal, del comunismo.

    Unos días atrás la delegación cubana votó en las Naciones Unidas en contra de una resolución de condena a esa pesadilla orweliana que es Corea del Norte, y no contentos con eso, no contentos con seguir empecinados en aliarse con cuanta barbaridad pueda existir en el mundo, siempre y cuanto sea enemiga de los EUA y de las democracias occidentales, las autoridades cubanas decretaron tres días de duelo oficial en honor a uno de los monstruos más perversos que ha conocido la humanidad, “el querido líder” Kin Jong Ill.

    Esto desafía la inteligencia humana y cae de lleno en lo que decía antes, la elección del mal.

    Defender a Corea del Norte, homenajear a los peores criminales del mundo actual, no es una revelación de intereses políticos tan solo, sino de comunidad de creencias. Es claro, la esencia totalitaria está intacta y no la van a cambiar, no son capaces de cambiarla.

    Pero el mal peor a que nos enfrentamos en Cuba es la desesperanza. La debilidad del sistema para ofertar prosperidad, esperanza y futuro, arrastra consigo a la nación en pleno. Las agonías son la etapa más difícil de la muerte, y a veces se convierte en una especie de vida de zombi, en un limbo donde se está fuera del tiempo, donde las transformaciones sólo reciclan el mismo fracaso y desaliento.

    No hay proyectos viables y realistas, con suficiente poder para ser una alternativa, fuera del sistema; los esfuerzos loables de los disidentes no son alternativa real de fuerza, y por desgracia el exilio de alguna forma está dentro de la misma dinámica que crea el totalitarismo como una trampa fatal, a la espera, sin una propuesta factible y capaz de movilizar a la nación.

    La respuesta de los seres humanos a la decadencia a menudo suele ser más decadencia, las enfermedades sociales corroen desde dentro, y el retorcimiento de los valores, de la vida de la sociedad cubana es como un cáncer que sigue creciendo y envuelve, mancha, hace que los que están sufriéndolo no sean capaces de encontrar las forma de extirparlo por sí mismos.

    No es sólo el miedo que ciertamente penetra profundamente en la sociedad cubana. No, quienes se lanzan a una emigración incierta, quienes se están arriesgando a ser encarcelados por vivir fuera de la ley, porque en Cuba es casi imposible vivir dentro de la ley, seguramente tienen miedo, pero ven un sentido en ello. El problema mayor de la nación cubana es justo eso, el sentido, la ausencia de proyecto colectivo, de una meta adonde mirar.

    Sin ella lo único que queda es la sobrevivencia más mezquina, eso que podemos llamar la mentalidad del bandolero, del canalla, la sordidez y la vulgaridad, o el cansancio abrumador que mata los deseos de vivir, esperar, creer, y que convierte el absurdo en lo normal.

    Del mismo modo que vivir en un asilo de lunáticos puede terminar por enloquecer a una persona sana, y hacerle pensar que la demencia es natural, la vida dentro de un totalitarismo en decadencia aliena hasta niveles inimaginables, porque es lo único que rodea, porque no se ven las alternativas.

    Y aquí está el reto, el mayor reto que tienen los cubanos que aún creen que vale la pena hacer algo por su país: dar sentido, dar esperanzas, romper el lenguaje y la mentalidad del comunismo.
    Porque el comunismo, y esa palabra no debe olvidarse con eufemismos, como se hace en la mayoría de los análisis sobre Cuba, el comunismo ha sido siempre una forma bestial de dictadura. Los grados de la represión ciertamente varían, en Cuba nunca fueron como en otras latitudes y afortunadamente ahora no vemos la brutalidad de años atrás, por muchas razones, y la más importante porque no es necesaria. Pero este lenguaje del comunismo, aun cuando este vaciado de contenido, ya ha permeado como el único habitual para la mayoría.

    Por ello es menester no seguir el juego de esa dinámica del mal, no caer en el discurso del totalitarismo, aunque sea por rechazo, por hablar lo mismo desde el otro lado. Por ello la idea macabra de que la situación de Cuba sólo puede ser resuelta por los cubanos, lo que implícitamente quiere decir por los cubanos dentro de Cuba, sin apoyo externo, es otra de las trampas que el lenguaje totalitario ha creado.

    No, la solución cubana es de todos los cubanos que aún tienen algo de dignidad, los de fuera y de dentro, y más los de fuera por el simple hecho de que escapar de la locura permite recuperar la sanidad, ver la realidad sin los prismas retorcidos de una sociedad comunista. Y es también un asunto de todos los que aman la libertad donde quiera que se esté.

    Es menester que esto se tenga en cuenta para devolver el sentido al futuro nacional. Es imperioso tener claro que no habrá cambios si no se exigen, si no se recuerda que los derechos no se mendigan, se conquistan; si no se actúa en conjunto, si no está el exilio cubano ahí, con sus hermanos en Cuba; si no se logra involucrar a la comunidad internacional en nuestra ayuda.

    Pedir auxilio en la enfermedad no es bochornoso, es racional. Unirse frente al desastre es la única opción viable ante la atomización del mero individuo en un mundo hostil, y luego, si se logra escapar, ante el aislamiento del emigrado, ante la desoladora realidad de la perdida del país, del lugar al cual se pertenece de modo natural.

    Por ello el que el exilio cubano no haya logrado presentar una plataforma de unidad, un frente común con las bases mínimas para un cambio en Cuba, no es sólo una consecuencia más del desastre del totalitarismo, sino un fracaso sin justificación.

    Se puede entender a los disidentes dentro de Cuba, acosados, penetrados, aislados, porque no logran unirse más; pero no se justifica que a estas alturas no haya entre los cubanos del exilio algo como una coordinadora, un frente unido para los cambios en Cuba.

    Acabamos de ver las revoluciones árabes, ellas son una esperanza pero son también una vergüenza nacional. Si ahora los sirios están muriendo en las calles aplastados por otro canalla amigo de los nuestros, si lograron organizarse en el exterior, superar sus diferencias para enfrentarse al enemigo común, lo único que nos queda a nosotros frente a nuestra incapacidad de hacerlo en condiciones infinitamente más ventajosas, es una palabra, vergüenza.

    No, no cambiarán si no se les obliga; no, lo que hacen es sólo tratar de sobrevivir, de racionalizar el absurdo que se llama comunismo, y lo pueden lograr, pueden prolongar la agonía durante mucho tiempo más. Pueden morir los líderes históricos y continuar lo mismo con otro rostro. Puede aparecer el petróleo y tener dinero e influencias para prolongarse por un tiempo indefinido; pueden encontrar nuevos aliados, pueden sobrevivir en medio del desastre.

    Por tanto, basta de criticar y denunciar, basta de esperar dádivas de un sistema que sólo quiere perpetuarse en el poder, y que tiene posibilidades ciertas de hacerlo, o de transformarse sin que en lo esencial se vea un futuro mejor para Cuba. Basta de justificar la mediocridad y la desidia y las propias incapacidades con soporíficos y paliativos. No hay que pedir concesiones, continuar pasivamente a la espera como cobardes, como perdedores; hay que exigir, pero no se puede exigir sólo con artículos en periódicos a menudo de segunda línea, con ilusiones o con quejas que recuerdan a viejecitas plañideras; no, hay que unirse, hay que recuperar algo que parece muerto excepto en los héroes que dentro de Cuba se enfrentan al sistema, el espíritu de dignidad y grandeza de los cubanos. Hay que de nuevo recordar esa palabra, cubanos, y preguntarse, ¿qué estamos haciendo, qué nos pasa, acaso estamos muertos, acaso nos hemos rendidos, acaso ya nos hemos convertido en meros guiñapos sin fuerzas para creer, sin capacidad de sacrificio, hemos olvidado que sin patria no hay vida, sin nación, sin futuro no somos más que los fracasados de la historia?

    La ayuda internacional es vital de cierto, pero no se acude en socorro de los fracasados, se ayuda a los que luchan, a los que mantienen viva la pasión y el ideal, a los que resistiendo convierten la ayuda en solidaridad, en obligación moral y no en mera caridad.

    La falta de pasión, la falta de ideales nos lastra, porque los análisis que despejan el camino son imprescindibles, pero nadie vive ni muere por análisis, sino por ideales, y los ideales no se basan en meros cálculos, sino en algo mucho más esencial, en la más íntima naturaleza de ser humanos, en lo que sustenta la esperanza.

    La esperanza es un rostro de la fe, y la fe es justo la creencia de que más allá de lo previsible algo aguarda, algo mueve. Esa fe tiene que recuperarse, tiene que sostenerse, tiene que proyectarse, y a la vez, tiene que apoyarse en el mayor realismo. La esperanza no es la espera pasiva, es la acción donde la espera se hace realidad posible. El sueño del ideal no es la espera rumiante, es la fuerza que guía la acción.

    Por tanto, no es pedir al gobierno norteamericano que limite los viajes de sus ciudadanos a Cuba, es exigirle al gobierno norteamericano que haga todo lo que esté a su alcance porque los cubanos puedan viajar libremente; no es cerrar, sino exigir que se abra. No es esperar por una nueva administración para que cambien las políticas, sino obligar a quienes estén el poder a que nos oigan. No es ir suplicantes a los países de la Unión Europea a mendigarles ayudas, dádivas de menesterosos, es enfrentarlos a su propia razón de ser como naciones libres, dejarles claro que el apoyo a una dictadura es inmoral, y a la larga contraproducente. No es quejarnos de que la prensa internacional no reporte sobre Cuba, y que muchos gobiernos y personas le continúan haciendo el juego al comunismo cubano, es usar nuestro poder e influencias para que tengan que oírnos, para imponernos, para triunfar.

    No es encerrarse en el gueto de Miami, viviendo de ilusiones que son otra cara de las ilusiones de quienes esperan que el gobierno cubano haga al fin viable el socialismo, sino abrirse a la realidad en que vivimos, enfrentarla con valor y actuar desde ella para movilizarnos y movilizar al mundo. No es esperar la mítica insurrección de los cubanos dentro de la isla desde la comodidad del exiliado, que no va a pasar al menos por el momento, sino hacer que esos cubanos sientan y crean que pueden cambiar las cosas, que escapar o corromperse en una sobrevivencia de pesadilla no es lo único que les queda en su propio país; no es negándose a la realidad edulcorándola u ocultándola, sino asumiéndola, y haciéndola cambiar.

    No es tampoco aferrarse a discursos que ya no dicen, sino abrir el discurso a lo que realmente pueda mover y regenerar, dar de nuevo palabra al ideal, a sabiendas de que el ideal, el sueño, es la guía, pero no puede ser el soporífico escudo ante el fracaso y la incapacidad de lograr que las cosas cambien realmente.

    Depende pues de nosotros romper definitivamente el manto del odio, de la división, de la mezquindad y la cobardía peor de todas, no la de tener miedo, sino la de ser incapaz de pensar y vivir por los demás, de transformar el miedo y el cansancio en acción. Depende de los cubanos salir de una vez por todas a exigir que se les devuelva su nación, probar que el espíritu de grandeza no ha muerto en nosotros, ser capaces de alzarnos sobre la bajeza y la decadencia, la cobardía y la pequeñez, y con rabia, con pasión, con amor, recuperar el país que nos han robado.

    No puede ser que no seamos capaces de cambiar las cosas, no puede ser que el espíritu del Apóstol no nos ilumine más; no puede ser que una de las comunidades más prosperas de los EUA no pueda lograr lo que un hombre, José Martí, hizo más de un siglo atrás, sin dinero, sin negocios, sin Internet, sin el apoyo de gobiernos, sólo con la absoluta fuerza del espíritu; no puede ser más difícil ahora de lo que lo fue entonces, sólo hace falta que de nuevo resuene en el alma de los cubanos esa voz tozuda de la esperanza, y que podamos volvernos a la creencia, romper el hechizo del mal, y decir, vamos cubanos, vamos a recordar lo que la palabra cubanos significa, vamos a ganar.

  12. El comportamiento más grave de cualquier gobernante es la imprudencia temeraria. ¿En qué consiste? Esencialmente, en arrastrar intencionadamente a las sociedades que dirigen a conflictos innecesarios potencialmente devastadores. No tiene nada que ver con la defensa de principios, sino con la irresponsabilidad y la estupidez. Ni siquiera está emparentada con la valentía, porque las consecuencias las pagan otros.

    Cuando un tipo insensato camina por una cuerda floja a cien metros de altura, se juega su propia vida y es posible que despierte alguna admiración por su disposición a morir. Cuando el que camina por la cuerda floja es un gobernante irresponsable, quienes caen y mueren son los miembros inocentes de la comunidad que preside.

    Acabamos de ver un caso de imprudencia temeraria que debería estudiarse en los libros de texto sobre cómo no se debe gobernar. El dictador Ahmadineyad, señor de una teocracia brutal que practica el terrorismo, patrocina a Hezbolá, lapida mujeres, asesina homosexuales y reprime las libertades, fue invitado por Hugo Chávez a una gira por el circuito de los países del Socialismo del Siglo XXI.

    Cuatro de ellos —Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador— lo recibieron con los brazos abiertos, se solidarizaron con el personaje y dieron vivas a una “revolución islámica” que desde 1979 se dedica a retrotraer a los persas a modos de vida medievales controlados por fundamentalistas religiosos.

    Es evidente que Irán ya está en guerra con Estados Unidos, la Unión Europea e Israel. No es algo que pudiera ocurrir. Ya está sucediendo. Esa guerra, que por ahora se libra en el terreno económico, en las sanciones comerciales multilaterales y en las acciones encubiertas, y que a corto plazo pudiera convertirse en un enfrentamiento convencional, tiene su origen en el peligrosísimo desarrollo de armas nucleares por parte de un gobierno fanático que no vacila en declarar que está dispuesto a “borrar del mapa” al estado judío.

    ¿Hay que creerle a Ahmadineyad cuando amenaza a Israel? Por supuesto que hay tomarlo en serio. Unos siniestros personajes capaces de planear el asesinato del embajador saudí en Washington o de volar la AMIA en Buenos Aires —una institución judía de beneficencia— y matar a un centenar de personas inocentes, son capaces de cualquier locura.

    Chávez está precipitando a Venezuela y a sus satélites al desastre. ¿Por qué lo hace? Porque este caudillo iluminado, influenciado por Fidel Castro, ambos afectados por el mismo síndrome redentorista, elemento típico de las personalidades mesiánicas, está empeñado en construir un frente internacional que destruya a Estados Unidos y a la economía de mercado para instaurar sobre la tierra un régimen colectivista guiado por principios igualitarios. Ambos se ven como los herederos de la labor que dejaron inconclusa los traidores de la Unión Soviética, vendidos por el canalla Gorbachov.

    Fidel Castro comenzó esta misión revolucionaria planetaria exactamente cuando desaparecieron la URSS y los países comunistas. En lugar de aceptar la derrota del marxismo-leninismo y el fracaso de todas las supersticiones de la secta, se lió la manta a la cabeza y salió a construir la nueva utopía comunista. Se puso al frente de una nueva “Guerrita Fría”.

    En 1991 reclutó para esa tarea a un Lula da Silva, un personaje escasamente instruido y demasiado pragmático para el gusto de Fidel, pero era lo que había disponible, y entre ambos confeccionaron el Foro de São Paulo, donde comparecieron desde los narcoterroristas de las FARC, hasta los sandinistas. Mas no había dinero ni voluntad política colectiva para ser efectivos y las reuniones no pasaron del parloteo ideológico. Eso cambió cuando Chávez entró en escena cargado de petrodólares.

    En el 2001, Fidel Castro, en la Universidad de Teherán, invitado por el ayatola Ali Jamenei, hace su famosa profecía: “la colaboración entre Irán y Cuba puede poner de rodillas a Estados Unidos”. ¿En qué está pensando? Sin la menor duda, en armas nucleares que Irán puede fabricar y que él puede llegar a poseer como parte de esa asociación, idea fija que no le abandona desde que llegó al poder y que en los últimos años suele defender con el ejemplo de Corea del Norte: esto los hace invulnerables.

    Chávez, totalmente seducido por la estrategia diseñada por Fidel Castro, continúa desarrollándola tras la enfermedad que casi liquida al comandante cubano. Por eso Ahmadineyad merodea por tierras americanas. Por eso lo recibe un coro de gobernantes irresponsables convocados como figurantes. Algún día tendrán que explicarles a sus pueblos por qué los llevaron al despeñadero. Por cierto, la brasilera Dilma Rousseff se negó a formar parte de la comparsa. Es una persona sensata.

    Carlos Alberto Montaner
    Miami-Madrid

  13. Por Mauricio Claver-Carone

    En todo el mundo, los propagandistas del castrismo están proclamando las “nuevas reformas económicas” del régimen. Tras saquear la riqueza de la Isla durante 52 años de brutal represión y dominio totalitario, los dictadores octogenarios de Cuba están introduciendo de nuevo los principios de la libre empresa.

    Con las manos abiertas, naturalmente.

    De acuerdo en que esta es la temporada de la buena voluntad, pero la historia sugiere que cuando el asunto son los tratos con los Castro, el escepticismo está garantizado. Durante tres décadas, los Castro acumularon billones en subsidios de la Unión Soviética. Cuba recibió más dinero de los soviéticos que toda Europa del plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial. Mientras recibían ese dinero, los Castro nunca encontraron nada digno de elogio en los EE UU o en la libre empresa. Al contrario, impusieron el absolutismo económico comunista en su país y exportaron la revolución y la violencia antinorteamericana a dos continentes.

    Con el colapso de la Unión Soviética en 1991, Cuba perdió sus subsidios, y los Castro se vieron forzados a realizar una serie de “ajustes” económicos que son casi idénticos a las “reformas” que tienen lugar hoy en día. ¿Por qué? Porque en el mundo de hoy, Cuba —como todas las demás naciones— necesita divisas fuertes. Los “ajustes” duraron siete años, hasta que Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela (en 1998) y se movió rápidamente para reemplazar los perdidos subsidios soviéticos. Cuando eso sucedió, los Castro dieron marcha atrás en sus “ajustes” y confiscaron cualquier asomo de riqueza que los cubanos hubieran acumulado. Sin embargo, la crisis financiera de 2008 condujo a una súbita caída de los precios petroleros, lo que limitó la generosidad de Chávez. Así, hoy los Castro están de nuevo necesitados de dinero en efectivo. En consecuencia, han desempolvado su viejo manual del jugador y añadido algunas jugadas “tramposas.” Tienen un objetivo en mente: la supervivencia del régimen.

    Su estrategia fundamental para la supervivencia, y la jugada más antigua de su manual, sigue siendo sencilla: confiscar el dinero ajeno. Bajo la guisa de “campaña contra la corrupción,” algunos viejos socios comerciales se han convertido en objetivos, pero sus principales ganancias llegarán sin duda alguna de nuevos inversores extranjeros.

    El gobierno cubano ha congelado cientos de millones de las cuentas de negocios europeos en bancos cubanos desde 2009. Como informó Reuters, “la nación controlada por los comunistas fue incapaz de pagar sus deudas dentro de los plazos previstos en el 2008, y congeló entonces hasta un billón de las cuentas de 600 proveedores extranjeros desde comienzos de 2009.”

    La siguiente jugada de los Castro fue relanzar la licencia de trabajo por cuenta propia, que permite a ciudadanos cubanos ejercer uno de los 178 comercios u oficios, como hacer muñecas o limpiar zapatos. Cerca de 300.000 cubanos han arrendado licencias, pero más de un 25% las han devuelto debido al pesado control del gobierno y los impuestos predatorios.

    Su jugada más nueva —tal vez la más “creativa”— fue anunciar que los cubanos podían vender sus casas. Los cubanos han tenido teóricamente la propiedad de sus residencias desde 1986, aunque éstas no podían ser vendidas. Los cubanos se las arreglaban con la regla de no vender “permutando” casas entre sí y creando un mercado negro de residencias. Habitualmente, el gobierno confiscaba las casas de los que abandonaban la isla y el 2000 la policía cayó sobre las permutas y las transferencias en el mercado negro. Mientras que el anuncio el mes pasado de que la compraventa sería permitida fue una sorpresa, las regulaciones que lo siguieron tipifican el régimen de Castro. La primera, y más notable, restricción requiere que la transacción sea hecha en una divisa fuerte y que ésta sea depositada en el Banco Central de Cuba, dependiendo de la aprobación de la venta por parte del gobierno y de una investigación sobre el origen de los fondos. En el momento del cierre, el Banco Central dará un cheque al vendedor en pesos cubanos no convertibles.

    Lo que se está tramando es simple: ya que la administración Obama ha levantado los límites a los envíos que los cubano-americanos pueden hacer a sus parientes en Cuba, el castrismo espera grandes cantidades de dinero nuevo en la Isla —no sólo unos pocos cientos de dólares al mes para ayudar a las personas queridas a comprar comida o cubrir necesidades básicas, sino decenas de miles de dólares para comprar una casa o de lo contrario para “especular” en el nuevo negocio de los bienes raíces en el país.

    Al obligar a que esos dólares se depositen en el Banco Central, el régimen logra quedarse cerca del 30% por “gastos de cambio de divisas.” Los vendedores querrán cambiar los pesos que consiguen por dólares u otra divisa fuerte, lo que le permitirá al gobierno quedarse con otro 30% (20% en el caso de los euros o los dólares canadienses) en gastos de cambio. Además de todo eso, el gobierno aplica un 4% de impuesto sobre la transacción y el Banco Central se lleva una comisión.

    ¿Qué puede hacer entonces el vendedor? Ya que el gobierno controla estrictamente la exportación de capital, muchos vendedores no podrán transferir o depositar sus ganancias en bancos extranjeros. Peor aún, saben que cualquier cosa —pesos, dólares o euros— que depositen en el Banco Central Cubano corre el riesgo de ser confiscada por el gobierno cuando éste lo desee. Así que muchos escogerán invertir sus ganancias en una licencia de cuentapropista. Sin embargo, si las ganancias como cuentapropista exceden los 50,000 pesos ($2,000) al año, el régimen exige también que se establezca una cuenta corriente en el Banco Central.

    Así las “reformas” del castrismo se dirigen hacia una conclusión vieja y familiar: lo que el régimen da, el régimen siempre te lo quitará.

    • Mario Conde: Me parece que este post no deberías utilizarlo para propaganda política.

  14. No te molesto Pa es solo un intento de ejercitar la pluralidad y dar elementos frescos a tus ya numerosos asiduos, casi todos opositores, pero al fin y al cabo algo es algo. Cosas curiosas. Los gusanos aportamos mas a Cuba que muchos, o quizas la mayoria, de los ramos economicos cubanos. Los gusanos aportamos y nos presentamos mas en tu blog que el resto haciendo muy buenos numeros para ti. Del carajo socio

  15. Pa: …, cuando él llegó a Trabajadores como simple periodista, luego de que lo liberaran de la presidencia de la UPEC, a pesar —si no recuerdo mal— de obtener una de las mayores votaciones —o la mayor— para el Comité Nacional de esa organización, en las elecciones a lo largo de todo el país.

    ??????????????????????????????????????????????????????

    Como es posible que algo asi ocurriera?

    No entendi?

    Naaaaaaaaaaaaaaaaaa yo si se, pero me hago el bobo por que quiero que tu me digas.
    Dale Pa que el socio parecia buena gente. Buen periodista? no se,pero parace que buena gente era un monton burujon punao ….

    En Cuba puedes ser el mejor lo que seas que si no eres politicamente correcto estas muy jodido mi amigo. Entonces expresate por favor que tu camino hacia la luz es posible …

    • Mario Conde: No creo que a ti te interese, ni a mí tampoco aclararte nada en esta ocasión.

      • Paco:

        Ya dijiste que eras estudiante cuando aquello, pero ya no los eres y. como periodista, tal vez debieras sentir curiosidad por algo tan llamativo. Una persona tan buena, admirada, conocedora de su ramo y popular, ¿y que la manden de periodista simple a poco de obtener una votación abrumadora?

        Claro, es posible que sepas que pasó y no quieras decírnoslo o que no los sepas ni lo quieras averiguar porque no te arriesgas a abrir gavetas con cucarachas.

        • Amel: Si no quisiera hablar del tema, no lo habría escrito. Pero no creo que a ti te incumba. Y disculpa, pero reitero que en este post no caben ironías, ni propaganda, ni provocaciones. Lo siento. Dejémoslo para otra ocasión, por favor.

          • Pa esperaremos ese articulo sobre el porqué sufrió la discriminación el difundo periodista, pero para que ocasión esperaras? , para cuando Cuba sea democrática y tu puedas escribir libremente en tu periódico?
            Eres patético u oportunista

          • Carlos: No tienes idea de lo que hablas, pero eres libre de formarte la opinión que desees. No tengo nada que añadir al respecto, porque tiene que ver con algo que nos enseñó muy bien Julito, y que algunas personas nunca han podido poseer: ÉTICA.

          • Se te sale lo de censor. Ya determinaste que a mi no me incumbe que el posible presidente de la asociación de periodistas, aclamado por casi todos ellos y que al parecer era una bella persona y un excelente profesor y profesional sea súbitamente enviado a la retaguardia como un miembro cualquiera y sin dar ni una explicación.

            Eso camina en Cuba, bajo ese totalitarismo en que vives, pero en donde yo vivo, uno pregunta todo lo que quiere y existen leyes que obligan a dar respuestas. Es una revelación el como se te salió el Brigadista de Respuesta Rápida. Me encanta, 🙂

            Ese hecho es o fue una noticia y gorda. De importancia para ilustrar el funcionamiento de la democracia cubana y del tratamiento y respeto que se le tiene ( o no) a los medios y sus trabajadores y por la importancia que tienen los medios en la política de tú gobierno, pues claro que me interesa y mucho, como le interesaría a cualquier cubano. Que no se haya divulgado, y que tú te pongas cerril cuando se refieren a él, es muy indicativo de los oscuros entresijos de los que te está prohibido opinar e incluso, hablar.

            Gracias por tu respuesta tan aclaratoria.

          • Amel: Te deseo suerte con tus especulaciones. No acostumbro a dar opiniones cuando no tengo todos los elementos. Al respecto, tal vez la palabra ética te suene… Por cierto, una de las asignaturas que impartió Julio en la Universidad.

          • Pa, sabemos cual es para ti el concepto de ETICA, callar los desmanes de ese gobierno, escurrirte y no decir las cosas, en fin, mas de lo mismo, SIMULAR, JUSTIFICAR, MENTIR, MANIPULAR., no creo que sea lo que te enseñaron como ética en la universidad, allá tu con tu conciencia

          • Carlos: No me preocupa tu criterio sobre mí, al contrario; te ubican mejor.

          • Tú dices que son especulaciones, pero yo las llamaría inferencias, lo que sería mas apropiado. Veo que al menos dices que no tienes todos los elementos, lo cual es una respuesta mas civil que decirme que no me incumbe, y tal vez mas cierta.

            Lo que sigue igual es tu “falta de interés” de buscar los elementos en cualquier aspecto de tu dictadura que huela mal. Y no sé por que me hablas de la ética. Hacer preguntas no es una falta de ética.

            Me parece que la ética periodística se supone haga que el periodista trate de buscar los elementos que le faltan en alguna noticia, sobretodo en aquellas donde algo huela extraño y, en este caso, eso huele extraño. Claro que si el resultado es que el señor hizo algo realmente malo y por ser tu amigo/ mentor no quieres hablar de ello lo entendería, pero si el caso es que le hicieron un número ocho, no habría mejor homenaje a su memoria ni actitud más ética que denunciarlo.

            Pero bueno, ya has dado a entender muy claramente que eso no te interesa.

          • Amel: Tus “inferencias” son las que no me interesan, porque tampoco me huelen bien.

          • No te enojes Paquito. Te has puesto hasta grosero. Tómalo con tu acostumbrada ligereza. 😉

          • Amel: Lo siento, pero en este post no me complace ni siquiera ironizar.

          • ¡Qué pena!

          • Amel: Eso mismo pienso yo sobre otras posturas que aquí se plantean.

          • Paco,

            Si no querias que te preguntaran, no lo hubieras mencionado. Amel tiene razon. A la prensa no le corresponde decidir lo que es “bueno” que la gente sepa y lo que no.

            Precisamente lo contrario es lo que hay en Cuba: un monton de groupies que se creen que estan intelectualmente por encima de los demas y que tienen el derecho a filtrar lo que la gente “necesita” saber y lo que no. Y menos mal que las masas ya estan liberadas y educadas, si no…

            Tu al final sigues el mismo esquema de siempre: no es el lugar, no es el momento, no es el canal, NO ES. Lo que ES es muchisimo chisme de pasillo.

            Pero acaba de sacar otro post. Entierra este para asi poder comentar sin que te tomes las cosas tan a pecho, anda, que ni siquiera le pusiste carita feliz a la pobre Chiquitica.

          • Aaron: ¿Y quién dijo que no quería que preguntaran? Si no, no lo habría escrito. ¿Y tú piensas que de verdad a ti te dicen en la prensa capitalista todo lo que tú deberías saber? Por favor, eso me parece una gran ingenuidad. El otro post debe estar por llegar, pero he tenido una semana muy extraña. Y me disculpan que no esté de ánimo caras felices.

          • Paqui… ingenuidad la tuya que todavia crees que en CUba hay periodismo… En Cuba hay voceros de la dictadura, nada mas.

          • Mercedes: No espero que tú lo veas de otra manera, es una generalización prejuiciada muy frecuente.

          • 😉

  16. Pido un minuto de silencio para el fallecido y respeto para el dolor de Paquito, que tan buenos momentos de diversión y aduloneria nos ha hecho disfrutar en este que es su blog.

    Aunque Pac ha dicho en repetidas ocasiones que no es de solemnidades, en este caso si ha adoptado esa actitud y la debemos respetar.

    • Ray: De veras te agradecería esa posición de respeto, y no solamente por mí, sino por muchos colegas.

  17. Me cago en la madre de Julito

    Perdi mi trabajo por culpa de ese hijo de puta, al final tuve que abandonar mi patria

    • Nada mas te falta echarle la culpa a Julito de los tarros que te pegó tú mujer, de tus finanzas, de tú …….. Por dios, dignidad hombre!!! Asume que tú eres el responsable de todos tus actos. No busques culpables inocentes.

      • Me cago en tu madre, primero averigua lo que paso y despues me atacas :-0

        • No hace falta saberlo, podemos darnos cuentas de la calidad humana de las personas por las actitudes que asumen.

    • Si eso fuera cierto, es fácil suponer quien sería el responsable, si eres capaz de decir algo así de una persona que acaba de morir.

  18. Integro, amable, decente -algo que no parecen entender algunos foristas por acá-. Julio es un referente de honestidad, de humildad, de apego a la verdad, de estímulo al debate. Un maestro para todos los que lo conocimos.

  19. Joan, 19 años, quiere hoy una noche movida. Pasada las 7 de la noche, luego de comer  arroz, frijoles y un par de croquetas de pescado, se viste a la usanza de un joven cubano del tercer milenio.
    Jean Diesel entallado, camisa arrugada ceñida y una chaqueta negra de cuero que le da esa pinta de pandillero juvenil que Joan adora. Zapatillas de punta fina, reloj Swatch de colores subidos, gargantilla de fantasía y un celular pirata chino, un remedo del iPhone 3G.
    Antes de salir de casa -si podemos llamar casa a una chabola de madera y techo de fibrocemento, con muebles espartanos de principios del siglo 20- recoge su navaja afilada de barbero que guarda debajo de la colchoneta de un catre paticojo.
    Es la norma de muchos adolescentes citadinos. Sobre todo si se vive en Mantilla, un reparto al sur de la ciudad, ubicado en el municipio Arroyo Naranjo, el más pobre y violento de La Habana y con el mayor número de hombres presos en la capital.
    Lo más parecido al Oeste salvaje que hemos visto en filmes estadounidenses, son algunos bailables populares habaneros. Entre reguetón y ron de cuarta categoría, una generación de adolescentes que por regla crecieron, sin un padre conocido o progenitores una cárcel de la Cuba profunda, suelen ver las fiestas juveniles o discotecas de baja estofa como un campo de batalla.
    La diversión pasa por fumar un par de porros de marihuana. Criolla o ‘yuma’ (extranjera), si se anda bien de plata, y darse un ‘cantazo’ de melca. O comprar un ‘magazín’ de Parkisionil y ponerse en las nubes.
    Joan se une a sus socios del barrio. Entre todos compran media docena de unas cajitas de ron blanco conocidas como “Planchao”, y recogen a sus ‘jevitas’ (muchachas), jineteras unas, marginales otras, que no pocas veces portan armas blancas y en sus bolsos de piel sintética guardan el arsenal de la banda.
    Lo normal es salir de movida un sábado por la noche con punzones, navajas, tijeras, machetines recortados y alguna pistola de confección casera, armada con un percutor de un viejo revólver y unas ligas gruesas.
    Su efectividad es dudosa. La bala perdida puede dirigirse hacia cualquier sitio. Pero es un arma de fuego y siempre intimida. La pandilla que lidera Joan esa noche tiene prendidas las alarmas.
    El fin de semana anterior, un malandro de otra zona, le cortó el rostro con dos ‘swings’ de navajas a un amigo de Joan. Y el grupo va por el desquite. En la ley del bajo mundo capitalino, la sangre se paga con sangre.
    En un sitio derruido fuera de la discoteca ‘clavan’ el arsenal bélico. Entre flashes intermitentes de neón, ron y música reguetonera del Micha, Osmany García y Los Cuatro, bailan como solo saben hacerlo los ‘reparteros’, argot utilizado para los residentes en barrios alejados del centro de la ciudad.
    Un miembro de la pandilla ya identificó a uno de los jóvenes de la banda rival que desfiguró el rostro de su socio. Cuando termina el reguetón comienza la guerra.
    La de los contenedores de basura virados en la calle y el intercambio de palabras gruesas. Cada pandilla desenfunda sus armas. Al compás del lanzamiento de piedras y pomos y algún que otro tiro errado de las peligrosas pistolas caseras, donde cualquier transeúnte despistado puede recibir una herida de bala.
    Detrás de las ventanas los vecinos observan la gresca. A ratos es más ruido que otra cosa. No pocas veces terminan con un adolescente desangrándose en el asfalto, después de un baño implacable de navaja. La policía casi siempre suele llegar tarde. O no llega.
    Iván García

    • Qué casualidad, el otro día mi pareja y yo fuimos a comer a casa de un amigo que vive en Mantilla, salimos pasada las once de la noche, y había mucha tranquilidad. Aunque no niego que pueda haber episodios de violencia en los barrios marginales. Y por cierto, no sé a qué viene este corta y pega.

  20. Paco me acoste temprano hoy, …La pelona anda suelta

    • Chiquitica: La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

      • Entonces FC debe estar digerido hace tiempo por los vermes.

        • Fidel ni muerto lo estará, y eso es lo que más les duele a los castrofóbicos.

          • Te entendemos Pa, hay de todo en este mundo, hay quienes adoran a Hitler, Franco, Pinochet,Busch y quienes como tu adoran a Fidel Castro.
            Para mi Fidel Castro a representado lo peor que le ha ocurrido a mi País, lo he olvidado hace años, me da igual lo que le pase.

          • Carlos: No adoro a nadie, solo reconozco a quien creo que lo merece. En cuanto a ti, disimulas muy bien ese “olvido” hacia Fidel.

  21. Paco encontre este comentario en la web. Parece que el senor resulto incomodo algunas veces a los censores…

    “Dime hermano, como está la cosa”
    enero 13, 2012 | Enviar a un amigo

    Armando Chaguaceda

    Julio Garcia Luis

    HAVANA TIMES, 13 ene — Los ojos cansados, la mano engarrotada de tanto teclear una tesis que parece interminable. Husmear un poco en Internet antes de irme a dormir y, de repente, la incómoda noticia: se ha ido Julio García Luis, Decano de la Facultad de Periodismo, cubano y comunista honesto, buena persona.

    No soy bueno para obituarios, sobre todo ante alguien que no puedo imaginar sino riendo, con ojitos adolescentes, y una voz franca y calma de guajiro bonachón.

    Además, estoy seguro que sus numerosos discípulos, desde todas las edades, credos y coordenadas geográficas, le regalarán mejores homenajes, llenos de lirismo.

    Yo sólo puedo aportar el testimonio de un joven profesor encargado de impartir Historia del Pensamiento en una facultad desconocida, que guarda el buen recuerdo de las charlas que en cinco años, compartimos.

    Y a quien siempre dejó experimentar, compartir, dudar…con total libertad en los predios bajo su “mando”, ayudando a la cosecha de esa maravillosa generación de egresados que, algún día, tendrán un mejor escenario en el periodismo de la Cuba futura.

    En su desempeño como maestro rural, o en el Sindicato de la Educación; como dirigente electo por – y no impuesto a – sus colegas de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y en su cátedra en la Escuela de Periodismo, Julio siempre defendió la necesidad de hacer un periodismo de investigación que reflejase la realidad y diera voz a las demandas de la población.

    En sus artículos y tesis doctoral no dejó de cuestionar las trabas que el aparato partidario imponía al ejercicio de los periodistas cubanos. Y fue capaz de decir públicamente, frente a Fidel, los problemas que aquejaban al gremio, asumiendo los costes de tal “osadía” sin volverse un adulador ni pedir perdón por lo hecho.

    Lo peor que podemos hacer es santificar a alguien que, de tan humano, debe haber sentido las mismas dudas, temores y desencantos de cualquier alma noble.

    Es cierto, Julio nunca renegó de su idea de Revolución, la misma que buscaba hacer realidad en cada acto cotidiano. ¿Y qué?

    Quienes lo conocimos sabemos que nunca fue chivato o censor, aun cuando – aprovechando su arraigo entre los estudiantes- desestimuló alguna protesta de los muchachos de la facultad, echándosela encima para tratar de encauzarla sin “daños colaterales”.

    Así sentía que los protegía de los sabuesos del Comité Central, siempre alertas ante una facultad tenida de “conflictiva”. Una vez lo discutimos; ahora no importa quien tenía (si eso existe) “la” razón.

    Con una decencia a prueba de bombas, y una limpieza en el trato que sólo puede emanar de alguien convencido de sus ideas, Julio aventajaba- por años luz- a aquellos simuladores, cobardes y oportunistas que acechaban sus pasos y ambicionaban sus cargos.

    Por ellos nadie verterá una lágrima ni escribirá una línea, a Julio hoy muchos le dedicamos nuestros mejores recuerdos y esperanzas.

    Y aunque a él sí le corresponde, como a pocos, la socorrida frase “descansa en paz” prefiero saludarlo como siempre lo hacíamos, en medio de carreras, en el rinconcito entre su oficina y el mostrador del café: “Dime, hermano, como está la cosa¡”

    • Chiquitica: Sin dudas, el verdadero revolucionario tiene que ser incómodo, o no lo es.

      • De lo cual deduzco que los sabuesos del comite central, “siempre alertas” no son revolucionarios.

        • Chiquitica: No sé por qué deduces algo así, el asunto no es dónde uno trabaja, sino cómo asume la vida.

      • Pues aprende de tu profe, no pareces corresponderle con lo que el fue, debiera darte vergüenza

  22. Paco,

    Siento mucho tu perdida.

    Con lo que si no puedo estar de acuerdo–ni siquiera en este post–es con que trates de asociar el agua con el aceite, es decir, la prensa castrista con la etica. Lo bueno es lo bueno, pero no lo demasiado.

    • Aaron: Yo solo estoy hablando de personas con ética, frente a otras que no la tienen.

  23. Un parte médico del sábado en la noche asegura que ‘no se salva’. Lo condenaron por participar en una protesta pública en Contramaestre.

    El opositor Wilman Villar Mendoza se encuentra “muy grave” en el Hospital Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba, donde se ha complicado su situación de salud tras más de 50 días en huelga de hambre.

    “En el parte médico de las nueve de la noche, la doctora, que no quiso revelar su nombre, le dijo a los familiares que no se salvaba, que tenía neumonía y estaban esperando su muerte en cualquier momento”, informó José Daniel Ferrer García al sistema de denuncias Háblalo sin miedo.

    El coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) dijo que esperaba que los médicos estuvieran equivocados, porque “si desgraciadamente Wilman muere, sería otro crimen de la dictadura castrista”.

    Wilman Villar Mendoza se declaró en huelga de hambre hace casi 50 días, sin que hasta ahora se haya podido precisar la fecha exacta del ayuno.

    El opositor, que desde octubre integra la Unión Patriótica de Cuba, fue condenado a cuatro años de cárcel por supuestos delitos de desacato, resistencia y atentado.

    Villar Mendoza calificó el proceso de “farsa judicial” y se declaró en huelga de hambre.

    El origen de los hechos fue una protesta pública en el centro del poblado santiaguero de Contramaestre, el 14 de noviembre del pasado año, de la cual fue protagonista.

    “La policía política le golpeó y le detuvo, y le dijo que si no se apartaba de la oposición, le meterían preso. Y preso le metieron por una arbitraria acusación”, apuntó Ferrer García.

    En la prisión de Aguadores le confinaron en condiciones extremas, a pesar de estar en huelga de hambre y sin atención médica.

    • Chiquitica: Estas personas que reclutan para la “oposición” suelen tener muy poco prestigio ciudadano.

      • Pretigio ciudadano?, que quieres decir con eso? que sino se esta de acuerdo con la dictadura no se tiene prestigio?, ahora si que esta bueno esto.

        • habananueva: Parece que solo logran reclutar como opositores a personas con historial de delitos comunes, salvo excepciones.

          • Eso es una mentira y grande Paco, eres el cotorron oficial

          • María Silvia: Cualquier cosa que digamos será mentira para algunos.

  24. Paco:

    Si el difunto fue tu profesor primero, tu colega en el periódico después y tu amigo, como das a entender en tu post, no creo que te “falten elementos” para explicar lo que se te pregunta de la salida por la puerta trasera de la UPEC que tuvo el hoy cadáver.

    Creo que el deseo de conocer se produjo al tu decir -no se con cual objetivo- que: ” lo liberaran de la presidencia de la UPEC, a pesar —si no recuerdo mal— de obtener una de las mayores votaciones —o la mayor— para el Comité Nacional de esa organización, en las elecciones a lo largo de todo el país.”.

    Ahora parece, que después de tirar la “pullita” tienes mieditis de que te vayan a halar las guataquitas por eso y estas cantinfleando para no dar una respuesta.

    • Ray: Piensa lo que consideres conveniente, ya yo escribí lo que creí que debía.

      • Siempre dando evasivas de mujercita histerica. LevaNTATE COMO MARIAJA GRAJALES Y DA LA CARA.

        • Chiquitica: Esa descripción sobre la mujer es discriminatoria. Mi cara es bastante conocida.

      • Paco:

        Respuesta como la que das para mi lo explica todo.

        Gracias

  25. Tiene los dias contados:

    • Eso de “los días contados” nos suena mucho a casi todos en Cuba desde hace 53 años.

  26. Paco:

    Las hijas de papá están ahora de moda. Son las nuevas burguesitas que todo lo tienen, y lo peor, es que creen merecérselo. La hija de Alarcón, el que dice que los cubanos no deben viajar, porque los cielos se congestionarían, tiene su correspondiente acceso a Internet -pagado por el gobierno- y su blog propagandístico, pero lo utiliza bastante mal, no mas revisa este post, donde se da “lija” de lo que sus amigas tiene y pueden en lo material, dentro de un país que se cae a pedazos y todavía tiene la poca vergüenza de decir que viven bien “gracias a los importantes cambios sociales y económicos que se estaban llevando a cabo en la isla:

    http://ajiacomix.wordpress.com/2011/12/29/decorando-la-noche/

    • Ray: Ese “país que se cae a pedazos” solo existe en la imaginación de quienes eso querrían. La vida es mucho más diversa que eso.

  27. Paco:

    Es increíble como tu adorado comaandante ha involucionado en solamente cinco décadas. Digo en lo físico, porque en lo mentiroso si no ha cambiado nada:

    • Ray: Lo increíble es el ridículo que hacen quienes lo odian.

      • Paco:

        Lo ridículo es dedicarse a defender a un mentiroso.

        • Ray: Lo rídiculo es pensar que se tiene la verdad y que quienes no concuerdan con uno, mienten.

          • Paco:

            Lo que dice quien tú sabes en este video es una mentira como una casa y lo sabes.

            Por decir lo mismo que dice, que sus ideas son los de la Democracia Representativa, después él mismo tomo represalias cuando otros lo repitieron y ya no le convenía, porque su idea de “Democracia Representativa” era la de continuar como dictador eterno de Cuba.

          • Ray: La Revolución fue y es un proceso de cambios sociales y también de evolución de las ideas en quienes la dirigen.

  28. Asi que la Perra Alarcona piensa que solo hay qie hacer unos cambios mas, la insulte y lo menos que le dije fue puerca y cochina, tal y como se merece>


    Mientras disfrutaba de mi Club Sandwich a la cubana (nada de pavo y mucho jamón de pierna), le comentaba a mi amiga como era que estábamos en ese mismo momento viviendo las delicias de una noche en familia, tranquilas y serenas, gracias a los importantes cambios sociales y económicos que se estaban llevando a cabo en la isla. Ella coincidió conmigo y agregó que faltaban algunos cambios más; ambas concluimos que era necesario hacer cualquier cosa de manera lenta y con seguridad tal de beneficiar y favorecer al mayor por ciento de la población en el país. “

    • Chiquitica: Insultar es de muy mala educación, pero no me sorprende de algunas personas.

      • Tel olvidaste de ponerme la cara con la risita,

  29. Carta de Yoani Sanchez a la presidenta de Brasil:
    http://imageshack.us/f/545/screenshot20120118at124.png/

    • Delirio de grandeza.

      • Paqui, leyendo arriba criticabas lo de “Cuba se esta cayendo a pedazos” y por desgracia sucedio hace 2 dias, gracias a los blogger independientes nos enteramos, los censuradores no tuvieron mas remedio que confirmar la noticia, despues que era conocida en el mundo entero, 17 horas mas tarde :-0 ?????
        Gracias Yoani por hacer que los censuradores TENGAN que INFORMAR, ahora yo me pregunto, uno da un tur por la habana y buena parte de las construcciones estan o en muy malas condiciones o solo queda un hueco donde hubo una, y si revisas el granma, si se reportaron 2 o 3 de esos derrumbes fue mucho, en 50 años. Si claro es mas importante reportar la miseria y calamidades en otros paises 😉

        • No es noticia que el fondo habitacional de La Habana está muy deteriorado, pero es inusual un derrumbe con personas dentro, y no me parece que tenga nada que ver la información del caso con lo que diga o no alguien en las redes sociales. Pronto dirán que el mundo da vueltas porque lo dijo la muchacha de la cara lánguida.

          • Paco:

            Fue necesario que se derrumbe un edificio de los decenas de miles que están en similares condiciones en La Habana y mueran cuatro personas, para que tu puedas decir tu eufemismo: “No es noticia que el fondo habitacional de La Habana está muy deteriorado”.

            Pero ya, mi amigo, los eufemismos no valen. Cuba se esta cayendo a pedazo y tu sabes perfectamente que la responsabilidad es de los gobernantes que tanto defiendes, que por cierto, ninguno de ellos, ni sus familiares, viven en las condiciones infrahumanas en que vivían los que murieron y millones de cubanos mas.

          • Ray: Mientras exista una guerra económica contra Cuba, no será fácil demostrar qué la responsabilidad es del gobierno. Si es tan ineficiente el sistema ¿por qué el gobierno de los Estados Unidos lo combate?

          • Paquito:

            Eres tan predecible por la falta de argumentos, que me divierte.
            Desde que comenzamos a hablar sobre “se está cayendo a pedazos” te recomendé que le cargaras las culpas al imperialismo de los problemas de Cuba, pero no me hiciste caso. Sin embargo ahora vuelves al “argumento” monotemático del oficialismo para justificar al régimen y los resultados de su desgobierno después de más de cinco décadas.

            Si mañana muriera quien tu sabes y que conste que no le deseo la muerte a nadie, pero en un suponiendo, que la comisión nacional organizadora del entierro te propusiera que hicieras la despedida de duelo. Dime cinco cosas que a ese señor le pudieras reconocer como beneficios para el pueblo de Cuba después de toda una vida gobernando arbitrariamente.

          • Ray: Mañana no morirá, pero serían mucho más de cinco.

          • El enfrentamiento constante con USA es otra muestra de la incapacidad del gobierno cubano. Que no resuelve ese problema. Y son ellos quienes tienen que resolverlo (En USA se come los tres tiempos y bien pero bien… ).

            Si, buscar una solucion, en vez de lanzar esos discursos que estamos oyendo casi medio siglo, de que nos van a inmolar a todos…

            Un fallo mas de los imbeciles abusadores Castros.

          • Mercedes: Pues debe ser un fallo de todos los gobiernos de Cuba desde que teníamos capitán general y éramos colonia de España. ¿No será al revés?

  30. Paco, dejando la gusaneria a un lado, te hago esta pregunta. Las personas que trabajan para un particular acumula vacaciones? Que pasa si se enferman. Si el que les da trabajo no da esos beneficios entonces si que estaran mas atras que el ampalla.

    • Chiquitica: Ante la Dirección Municipal de Trabajo y la Administración Tributaria si tiene el derecho a recesar, según tengo entendido. No estoy muy claro sobre si la norma obliga también a quien contrata a un empleado, pero no creo que nadie en Cuba se deje meter ese pie.

  31. En la peregrinación a la Virgen de la Caridad del Cobre, el 8 de septiembre, un grupo de marginales eran comandados por la Seguridad Cubana para agredir a los opositores al régimen. Tengo que confesar que no pude ocultar mi sorpresa al ver a esos delincuentes que, como mercenarios, responden a las órdenes de los militares.
    En aquel grupo de pueblo divisé a las Damas de Blanco con sus gladiolos en las manos, señoras con su vestimenta blanca, marchando en silencio. Me acerqué solidario y emocionado y a la vez, sin dejar de reconocer que era un disparate o inocencia de mi parte, si estaba a mi alcance, protegerlas de alguna manera.
    Un opositor sacó su teléfono celular e intentó tirar algunas fotos, y uno de los delincuentes que antes lo hacía por oficio y ahora de matón con licencia de la Seguridad del Estado (G-2), intentó robárselo con violencia. Durante unos segundos de forcejeo la masa compacta se convirtió en estampida. Los periodistas internacionales intentaron captar las imágenes y los tránsfugas, ahora de oficialistas, pusieron sus manos delante de los lentes para evitarlo. Con rapidez dos facinerosos toman por el cuello a otro opositor y lo halaron hacia una dulcería de la calle Galeano, en su interior habían otros hombres esperando y allí lo golpearon hasta dejarlo inconsciente.

    • Chiquitica: Acuérdate del agente que enseño cómo se fabrican ese tipo de noticias, fíjate que ningún periodista de verdad ha visto ni reportado estos supuestos hechos que se supone ocurren frente a grandes públicos.

  32. PACO,como me duele mi patria,…creo que ya es hora que los que la dirijen,pasen el banderin…o por lo menos se pongan a un lado …

    • ramonp: El banderín está y estará en las manos que debe.

    • Si, claro, nadie mas sabe mandar. Solamente los elegidos Castros. Quien debe.., porque? Porque lo dices tu y ellos prohiben a todos los demas hacerle oposicion?
      Eso es ABUSO. Y tu eres COMPLICE.

      • Mercedes: Al contrario, creo que muchos más podrían dirigir sin entregar el país, y eso es obra de los “Castros” (ya que quieres personalizarlo todo, como si el resto de tus compatriotas no contaran)

  33. Murio otro preso politico. En huelga de hambre. Tremendo repliegue policial en Santiago. Claro que los periodicos cubanos no diran nada. Primero que diga el gobierno que decir.

    Represion y mas represion. Y la prensa cubana de vocera de los Castros. Triste papel.

    • Ahora vendra la historia de desprestigio, de humillacion. Merenario, delincuente, etc, etc….
      Y los periodistas cubanos complices absoluto del abuso. Oyeme, que en las dictaduras es dificil oponerse, hablar en contra. Pero por lo menos quedarse callado es lo moral, no defender al dictador.

      • Mercedes: Según Diario de Cuba, nada proclive a la Revolución, la propia suegra lo denunció una vez por un “incidente doméstico”.

    • Mercedes: Triste me parece el papel de quienes se solazan en la muerte y la incitan.

  34. Paco,

    Este es el post perfecto para mencionar que ayer caiste en un nuevo nivel de bajeza con estos tweets, al menos para los que no te conocemos mucho:

    Algunos confundieron pajarito de Twitter con aura tiñosa y revolotean con sadismo sobre cadáver de preso suicida en #Cuba #WVM

    Triste que el muerto vaya al hoyo y los vivos que lo embullaron, al pollo del arroz con dólares #EEUU #Cuba #WVM

    Y Aixa sigue de lectora de tabaqueria en la mesa redonda? No te voy a negar que es una profesion dificil. (1) Hay que saber coger un mouse en la mano, (2) abrir 40 ventanas a la vez e (3) ir leyendo lo que conviene mencionar de la prensa internacional. Es como ser el Google de la edad media, no?

    • Aaron: Mis tweets se pueden leer en la portada de este blog, y lo que me parece bajo es la danza macabra alrededor de la muerte de quienes solo intentan sacar ventaja política de ella.

      • Paco,

        No te preocupes. Todos aqui sabemos–lo has demostrado ademas en este post cuando te preguntaron que habia pasado con julito–que tu eres una persona bien transparente, siempre tratando de que EEUU desclasifique archivos, siguiendo a Wikileaks y publicando los casos del Cuba Money Project, por ejemplo.

        Estoy seguro entonces de que estaras de acuerdo conmigo en que tendria mucho valor que publicaras el email que les llego a ti, Aixa y a otros para que twittearan sobre #WVM (obviamente tambien les mandaron el hashtag). Que decia ese email?

        Ademas, como tu eres una persona con una paranoia cuasi-policiaca, siempre interesado no ya en los hechos en si, sino en los moviles mas alla, los freudianos, dinos a que horas recibiste el email o la llamada porque #WVM murio a las 6:45, pero los disidentes parece que no se enteraron del hecho hasta las 7 o las 8.

        Entonces, cuentanos, que decia el email y a que hora se los enviaron. No me vas a negar que esa info puede arrojar mucha luz sobre los moviles humanistas, es decir, los mas bajos, de la revolucion y su maquinaria de desinformacion.

        • Aaron: Pues mira, yo me enteré por la muchacha de la cara lánguida. Así que debe ser ella quien nos inspiró a todas y a todos.

          • Paco,

            Dejame clarificar algo.

            Estas confirmando entonces que no recibiste ningun email ni llamada para que twittearas cinicamente sobre la muerte de #WVM? Tampoco te pidieron/ordenaron que retwittearas los mensajes que vinieron todos de la misma fuente ni se te instruyo que usaras ciertos hashtags?

            Hay una diferencia entre negar que algo sucedio y decir “sin comentarios”. Con la segunda opcion al menos no eres un mentiroso si el hecho realmente paso.

            Cual escoges entonces?
            1. No hubo ningun esfuerzo de comunicacion cordinado por parte de la maquinaria de desinformacion castrista,
            2. Si hubo una direccion sobre los talking points que habia que mencionar con respecto a #WVM, o
            3. Sin comentarios.

            Fijate que si escoges la primera y mañana sale a la luz ese email tu reputacion va a quedar muy mal parada. Aunque pensandolo bien, de que reputacion estamos hablando? Olvidalo 😉

          • Aaron: Conmigo no lo hubo, y el #WVM lo copié de la muchacha de la cara lánguida. Mi reputación me importa un comino, además.

  35. Divulgando la verdad del caso de Wilmar Villar.

    Pese a todos los esfuerzos realizados por el sistema de Salud cubano, Wilmar Villar Mendoza falleció ayer a las 6 y 45 de la tarde en el hospital Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba, como consecuencia de una sepsis generalizada.

    Wilmar se convirtió así en otra víctima de la manipulación y el juego de la mafia cubano-americana de Miami y a la disidencia, a las que por tal de lograr su propósito no les importa en lo absoluto que alguien muera.

    Aunque ahora los enemigos de la Revolución pretenden mostrarlo como un héroe, Wilmar cumplía una condena de prisión de cuatro años por los delitos de desacato, resistencia y atentado.

    http://mariacelys.wordpress.com/2012/01/20/wilmar-villar-mendoza-otra-victima-del-odio-contra-cuba/

    Al interesarme en la evolución del estado de salud de Willmer Villar Mendoza y después de haber compartido con ustedes algunos detalles de su situación, conversé con el máster Rolando Riera Santiesteban especialista de 2do grado en medicina intensiva y emergencia, jefe de la sala de cuidados intensivos de éste centro hospitalario, quien me puso al tanto del fatal desenlace que ocurrió cuando me encontraba en el hospital Clinico Quinico Quirurgico *Dr Juan Bruno Zayas Alfonso, alrededor de las 6 y 45 de la tarde del dia 19 de enero.

    La muerte ocurrió en la sala de cuidados intensivos del mencionado hospital debido a un fallo multiorgánico secundario a un proceso respiratorio infeccioso severo que conllevó a una sepsis generalizada.
    Villar Mendoza oriundo del municipio santiaguero de Contramaestre cumplía sanción de privación de libertad desde noviembre del año 2011 y había sido remitido con urgencia a las 5.00 de la mañana del pasado dia 13 de enero del centro penitenciario Aguadores al Hospital Provincial Saturnino Lora al presentar síntomas de una neumonía severa del pulmón izquierdo, recibiendo todas las atenciones para este tipo de afecciones, requiriendo de ventilación y nutrición artificial, fluidoterapia, hemoderivados, apoyo con drogas vasoactivas y antibióticos de amplio espectro de última generación según los especialistas.

    El hospital clínico quirúrgico “Juan Bruno Zayas” donde falleció es uno de los centros hospitalarios de mayor nivel en la región oriental y su sala de terapia intensiva cuenta con una gran experiencia en la atención al paciente grave.
    Villar Mendoza, residía en el municipio Contramaestre, provincia Santiago de Cuba y cumplía sanción de privación de libertad desde noviembre del año 2011.
    Sus familiares más allegados estuvieron al tanto de todos los procedimientos que se emplearon en la atención al paciente, además de reconocer el esfuerzo del equipo médico que lo atendió.

    Extraído del blog: Cambios en Cuba: http://cambiosencuba.blogspot.com/2012/01/intentan-manipular-la-muerte-de-wilmer.html

  36. Son ideas mias o tu me borraste mi ultimo post?

  37. Asi el que murio era delincuente tambien. Entonces los delicuentes en Cuba son los unicos que tienen C…. nes de verdad, Porque arriezgarse a morir al hacer una huelga de hambre no es nada facil .

    Y ahora un poema que quizas hara que me incluyan entre las precursoras del Romanticismo en las letras hispanas, ( Olvidense de Dario que no es mas que un nino de pecho comparado conmigo)

    Esos piojos de la Sierra
    yo quisiera deshechar
    El orine de una perra
    me los podria quitar.

  38. [audio src="http://audios.esradio.fm/12/01/20/testimonio-en-esradio-de-la-mujer-de-wilman-villar-38912.mp3" /]

  39. Tu desgracia, Paqui, es la inteligencia. Tu eres lo suficientemente inteligente para saber que todo eso de si le pego a la mujer, que si era violento, que si era un lo que sea, no borra el hecho de que lo condenaron por protestar, que era un prisionero politico y que murio bajo la custodia del gobierno.
    Tu, a diferencia de periodistas de poco-coco como Rouslyn, tienes la inteligencia suficiente como para saber que la plata no paga la muerte. Que ese argumento es ridiculo.
    Es decir, tu vas a pensar un poquito antes de quedarte dormido esta noche. Y esos tweets son de encargo. No puede ser que tu y tantos mas tengan los mismos estupidos argumentos y forma de ver esto.

    • Mercedes: Bueno, yo sé lo mismo que sabes tú, y lo primero que noto es que muchos tratan de sacar partido de estas cosas tan lamentables, lo cual me obliga a dudar de los móviles, el modo de reclutamiento de estos “políticos” y la naturaleza de esas “protestas”. En cuanto a los tweets, lo mismo podría pensar yo sobre las “coincidencias” en las opiniones de quienes están contra la Revolución.

  40. paco,si mañana eres tu el que “cae en desgracia”,…veras que diran que el tipo ese(tu) era un homosexual que tenia varias cartas de advertencias (mostraran copias de las mismas) y que varias veces tu pareja y tu estuvieron detenidos por escandalo publico…. que gracias a la revolucion te habias graduado de periodista ,y bla bla bla


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s