De cómo yo pude haber sido el “agente Arcoíris”

Con el tiempo he olvidado muchos detalles de este hecho singular, del cual harán 17 años en los próximos meses. Espero, por lo tanto, que al narrarlo aquí yo no esté revelando ningún secreto de Estado, y si lo hiciera, pido “a quien corresponda” —como dicen ciertas cartas burocráticas— que disculpe mi irremediable y ya habitual indiscreción. De todos modos, nunca nadie me pidió o sugirió —al menos no lo recuerdo— que no hablara sobre esto. Sigue leyendo