Más de 300 comentarios “debajo de la balacera”

Antes de cumplir el mes y medio de inaugurada, esta bitácora acaba de superar los 300 comentarios “debajo de la balacera” —como dice la canción del joven artista cubano Maikel Blanco.

Esta vez hubo tres ejes fundamentales en las discusiones: la cuestión de la homosexualidad y la lucha contra el VIH/Sida; diferentes posiciones políticas en torno a la Revolución, el socialismo en Cuba y el capitalismo en general; y por último —aunque no menos importante— el modo de funcionamiento e intenciones de este espacio de dabate.

Para los nuevos que llegan y los desmemoriados, les reitero que la intención de este tipo de resumen, como lo hice con los primeros 150, es referir los principales puntos de conflicto y mis respuestas, para facilitar su lectura, no obligarles a navegar por cada una de las páginas y sistematizar mi visión de los temas abordados.

Reitero que si alguien quiere saber más del contexto en que fueron vertidas estas opiniones, tiene que remitirse al intercambio que les dio origen, porque evidentemente algunas ideas pudieran parecer muy abruptas o hasta mutiladas. No obstante, al aislarlas de su lógica inicial y reagruparlas por asuntos, traté siempre de construir un sentido con cada una de ellas y en su conjunto.

Utilicé el mismo estilo en la redacción, es decir, al editar los textos originales, solo cambié la segunda persona de cuando interpelaba directamente a mi interlocutor, por la tercera persona, para dejar solo lo que consideré más conceptual, con los pequeños reajustes que ello pudo significar.

Vuelvo a agradecer a todos por su atención, por las expresiones de acuerdo y desacuerdo, y también a los visitantes más tímidos que solo dejaron su huella en mi contador, a quienes en particular los exhorto a expresar, cuando lo estimen pertinente, cualquier duda, discrepancia o sospecha que provoquen estas líneas.

La cuestión de la homosexualidad y la lucha contra el VIH/Sida

¿Cuándo intenté yo negar que entre los gay existe promiscuidad? Jamás lo he hecho.

Los gay somos menos estables porque aunque les duela a los homófobos, somos hombres también, y tenemos más o menos la misma lógica competitiva de los heterosexuales con las conquistas femeninas.

Nada más lejos de mi intención que justificar el no uso del condón. Si por casualidad algo en un texto pudiera sugerir eso, debe ser que no me expliqué lo suficientemente bien. La cuestión es también que por la misma naturaleza de la relación sexual entre hombres, hay más probabilidades de que el preservativo se rompa, aún más cuando se mantienen relaciones bajo presiones externas, como lugares inadecuados, temor a que te sorprendan o sentimientos de culpa por infidelidad a la relación heterosexual que muchos HSH mantienen, con demasiada frecuencia solo por compromiso, para lograr mayor aceptación social.

Cuba concluyó el 2009 con 5 610 000 mujeres y 5 629 000 hombres (así que tendríamos una cuota de 19 mil gay para no “perjudicar” a ninguna mujer) Hay otros motivos para que los HSH salgan a buscar fuera del matrimonio relaciones sexuales esporádicas, pero no los diré, porque como dijo Martí “no empañes tu vida diciendo mal de mujer”

1992: La Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado edita el libro Un grano de maíz, del escritor nicaragüense Tomás Borges. En la entrevista que el autor le realiza a Fidel Castro se lee: “No voy a negar que, en cierto momento, esta cosa machista influyó también en un enfoque que se tenía hacia el homosexualismo…”

2002:-Se publica en Cuba el libro Cuentos completos, de Virgilio Piñera. En el prólogo de este libro se leen las siguientes palabras del escritor cubano Antón Arrufat: “Resulta curioso y hasta sorprendente que una revolución como la cubana, que se propuso transformar de raíz las estructuras sociales heredadas y crear una nueva ética social, heredara a su vez –pasivamente– la homofobia de la sociedad anterior…”

2008: 4 de abril: Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC. Eusebio Leal expresa: “Es necesario que cuando vean pasar a uno cualquiera de nosotros, que sea singular, lo respeten y lo estimen; que no digan nunca, como afirmábamos al principio de la Revolución: ‘Ahí va un negrito’; que no digan nunca más: ‘Ahí va un homosexual’, o, como estamos en una república literaria y es muy español, ‘un maricón’. ¡No! ¡No!, ya que tanto hemos luchado por la libertad, que se respete nuestra singularidad”.

Aquí algunos reconocimientos públicos, no los únicos, ni tal vez suficientes, de los errores cometidos. No comparto la idea de esa libertad tiránica que achacan a la Revolución, ni la de una operación de limpieza de imagen hacia el exterior, ni que haya desinterés en avanzar en resolver esta cuestión: solo que es un proceso muy contradictorio, a escala social, y no hay coincidencias de cómo manejarlo: por eso trato de dar mi modesto aporte desde mi experiencia. Y estoy convencido de que sin el hostigamiento externo, iríamos mucho más rápidos, no solamente en esto, sino en tantas, tantas cosas…

Creo que hay temor a abordar públicamente el asunto de la homosexualidad y los derechos de este grupo poblacional por una combinación de factores, entre los cuales podría citar:

-Es un asunto impopular.

-No está considerado tampoco como un problema de alta prioridad, teniendo en cuenta el porcentaje de la población involucrada o al menos de la dispuesta a reconocerse como HSH u homosexual, varón o hembra.

-Existe preocupación en los decisores sobre si abordarlo abierta y francamente contribuirá o no a cambiar los criterios o a agudizar las contradicciones y las reacciones homófobas (Temor que no comparto, pero no es posible desconocer).

-No se sabe cómo enfocarlo, sin escandalizar a los sectores poblacionales y grupos religiosos u otras fuerzas más conservadoras en relación con este tema.

-Hay prejuicios, y no pocos, en las mismas personas que tienen que decidir y cambiar las cosas, sustentados por toda una tradición machista conocida y secular, que favorece las relaciones heterosexuales.

-Ha sido un aspecto polémico a lo largo de la historia de la Revolución, con momentos muy traumáticos que no es fácil reconocer, admitir y disculpar (aunque de alguna manera se ha comenzado a hacer ya), y aprovechado también desde el exterior como otro motivo para atacar al proceso, sin tener en cuenta que no necesariamente son contradicciones derivadas de la propia naturaleza del sistema social escogido, sino que son más universales y no tienen relación directa con un signo político determinado.

Estos tal vez serían, a mi juicio, los fundamentales, aunque no los únicos.

No discrimines y no serás discriminado.

La homofobia no tiene signo político, considero. En todos los extremos cuecen habas, diría yo. Pero tradicionalmente, por lo que he leído e intercambiado, los partidos políticos de izquierda están más cerca de las organizaciones del llamado lobby gay, aunque sea por una cuestión de conveniencia electoral. Recuerdo que cuando estuve en España en el 2000, me puse a conversar con el dependiente de una sex shop, y cuando le dije que yo nunca había visto nada parecido, le asombró saber que en Cuba, con la fama de “calientes” que tenemos y con un sistema “comunista”, la homosexualidad fuera un problema todavía, teniendo en cuenta que allá los gay siempre han sido los aliados de los partidos etiquetados como de izquierda.

Hay que evitar caer en muchos estereotipos que existen sobre los gay: eso de “mi marido me está dando” es puro folclor. Entre los homosexuales hay desde boxeadores y futbolistas, hasta policías y constructores, con los cuales no sugeriría a nadie pelear, porque estoy seguro de que no le van a dar solo arañazos. Esa visión de los gay está llena de los peores tópicos. Hay que civilizarse en este tema.

Y sí, coincido con que las lesbianas todavía lo tienen mucho peor que nosotros los gay, en cuanto a la aceptación de la homosexualidad. Es una discriminación sobre otra discriminación, por mujer y por lesbiana. La tiranía heterosexual no simpatiza con la leyenda de las amazonas. La homofobia contra los gay, aunque terrible cuando luce su peor cara, la violencia, todavía halla el atenuante de que “así hay más mujeres para nosotros los remachos”. ¡Pero que les nieguen la posibilidad del alarde copulador por estar mujer con mujer, eso no lo perdonan los homófobos! También los medios de comunicación influyen, en mi criterio. Los gay suelen ser personajes bastante maniqueos, pero simpáticos: las lesbianas están casi ausentes, y nunca, nunca las dotan de un ápice de comicidad ni nada parecido. También ellas, al menos las más visibles por su “masculinidad”, suelen llevar su rebeldía, por ese mismo rechazo de la sociedad, a extremos que no pocas veces resultan chocantes, hasta para los gay. Sería bueno oir el criterio de las lesbianas al respecto, porque quien quita que estemos equivocados también sobre esto.

No me toca andar sacando gente del closet. En realidad, nadie que yo sepa ha sentido la necesidad de “declarar” esa condición para cumplir con su trabajo. Y en parte no lo veo mal, porque me parece un poco superficial, superflua y vanal la cacería de gay famosos que tienen los medios de comunicación en otros países. Me parece que en el fondo el interés al hacer eso es más comercial o farandulero, que una honesta preocupación por hacer más visible o propiciar una mayor aceptación de la homosexualidad.

¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Quién dijo que el VIH se pega por dar clases? ¿O la homosexualidad? En realidad no sé cómo alguien puede pensar que la orientación sexual y la condición de seropositivo impedirían ejercer el magisterio, ni ninguna otra ocupación. La legislación laboral protege en Cuba a quienes viven con el virus.

Sí, hay estadísticas de los sectores ocupacionales más afectados. Hasta donde conozco, había una mayor incidencia en trabajadores de la salud, la cultura y la construcción.

No creo que la incidencia de casos de VIH en Salud Pública tenga que ver con el manejo de la sangre. En eso hay mucha seguridad en Cuba. Y en cuanto al sector de la construcción, recuerden que son fuerzas nómadas, alejadas de su familia, que salen a la calle…

El cerelac, no sé por qué, desapareció. Ahora hay chocolatín, que es más sabroso. Aunque en el fondo, pienso que el cerelac y la soya debieron tener alguna extraña propiedad que estimuló el crecimiento, ¡porque si vieran los cuerpazos que tienen los miembros de la Generación S (la de la soya)! Y hablo de las muchachas y los muchachos que nacieron en los 90, ¡madre mía!, aunque ya supondrán en cuáles me fijo más.

Posiciones políticas en torno a la Revolución, el socialismo en Cuba y el capitalismo en general

Creo que todas las revoluciones lastiman gente y favorecen a más gente todavía, y a la larga, cambian los rumbos de la historia, como la Revolución francesa, a pesar del terror. Y entiendo que puede ser difícil distanciarse cuando le toca a uno sufrir, pero tampoco es imposible, al menos tratar de ser equilibrados en los análisis.

No he dicho que en Cuba haya comunismo, más bien todo lo contrario: estamos tan lejos como el primer día, porque las utopias son para avanzar, y tal vez nunca se llega a ellas.

La libertad, para mí, es la comprensión de la necesidad.

Ser libres es también un estado mental.

Siempre he pensado que cuando alguien decide irse definitivamente a vivir a otro país, o cambiar de trabajo, o terminar una relación de pareja, o tomar cualquier decisión que implique una ruptura definitiva con algo, nadie gana nada con retenerlo donde está en contra de su voluntad , porque en definitiva cuál es la ganancia: una persona disgustada, que no hace las cosas con amor, y que en ocasiones sufren mucho, ellos y los restantes implicados, por la ansiedad de ese limbo en que quedan atrapados entre el irse y el estar.

Con independencia de eso, entiendo también en parte que haya que buscar fórmulas para desestimular la sangría de profesionales, no solo de Cuba, sino de todos los países pobres, hacia los más desarrollados. Eso entronca exactamente con mi tesis en Mi idea de ser comunista: es que el mundo está mal organizado, es el pecado original del capital que crea todas estas distorsiones, flujos y traumas.

Y las listas, todas, creo yo, habría que eliminarlas. Tal vez esa sería otra definición del comunismo: un mundo sin listas.

El problema es que yo no he estudiado semiótica, qué ignorante soy. Y de esos personajes —tan “reprimidos” en Cuba, que creo le partieron una uña o algo así en un tumulto de donde siempre los sacan para que nadie les vaya a espantar un sopapo ni por equivocación, porque son capaces de invocar hasta la enmienda Platt para pedir una intervención norteamericana si nada más pudieran mostrar un morado ante la prensa internacional— les recuerdo que alguien en una discusión anterior me pidió que no utilizara su “prestigio” para atraer visitas a mi página. Tan indefensos todos, los pobres, ante las hordas castristas, que parecen no ser muy efectivas como represoras, porque ellos siguen su gran lucha por la libertad ilimitada sin límites semióticos, ¡qué heroicas batallas libran ellos, cuánto riesgo corren sus preciosas vidas en un país como Cuba!

Hablé de límites, porque son los que todo sistema social tiene para su defensa. De represión hablan algunos, con saña y rencor, y qué pena, pues pierden rigor en sus análisis. Obscenas me parecen las medidas de control que está imponiendo el gobierno de los Estados Unidos en los aeropuertos y aviones, como no poder ir al baño o taparse con una manta, desde una hora antes de aterrizar el vuelo. Represión fue lo que vi en las calles de Copenhaguen, contra los manifestantes que criticaban aquella cumbre chapucera. Y también lo que hacen en Honduras, con el beneplácito de la administración norteamericana. Y no voy a hablar de dónde hay más pobreza, ni de ningún “logro”, porque no hace falta. Parafraseando a La Charanga Habanera: sigan “gozando en Miami”, que yo prefiero estar “sufriendo” en La Habana.

Y lo de la muchacha del nombre que no quiero ni pronunciar —para que no me acusen de utilizar su “fama”—, juro que no fue mi iniciativa, salió en la polémica original que resumí en el anterior post de este tipo. De hecho, sostengo que ya me olvidé de ella, por hoy y para siempre, si los lectores de esta página me lo permiten, claro.

Si la política migratoria de los Estados Unidos hacia Cuba es un “beneficio”, ¿por qué no le dan visa a todo el que va a la oficina de intereses y tienen que ir por mar y muchos morir entre los dientes de los tiburones?

Sobre la condena a muerte a quienes secuestraron la lancha en los años 90: yo no lo habría hecho, pero tal vez después me hubiera tenido que arrepentir.

¿Y cuál es más culpable, el sistema que estimula a matar y a robar con un trato diferenciado para los emigrantes ilegales cubanos, con fines políticos, o el que intenta frenar que la gente robe, mate y muera en el mar? Yo no puedo justificar nada, porque no soy abogado ni fiscal, ni fusilé a nadie. Esa lógica de la Ley del Talión es la que sesga las ideas.

En ninguna parte digo que los ataques externos justifican cualquier cosa. Yo solo afirmo que nos lo ponen todo más difícil, incluyendo a las opiniones muy sesgadas por la experiencia individual, hasta llegar al punto de cambiar palabras e intenciones.

Y el bloqueo de abstracto no tiene nada, nadita. Tiene un registro centavo a centavo, responsables nombre por nombre, y hasta no pocos detalles de víctima por víctima.

¿Esa versión del “único” todo que impera en esa Cuba terrorífica la copian algunos de El Nuevo Herald? Hay que ser serio y ver la estructura de propiedad en Cuba. ¿No cuentan los cooperativistas, ni los trabajadores por cuenta propia, ni las empresas mixtas o privadas? (Aunque también coincido con muchos economistas cubanos, en que puede haber más fórmulas de propiedad social no estatal, que todavía no se usan o son insuficientemente aplicadas) Y en cuanto a en qué se gastó el presupuesto del 2009 y en qué se gastará el del 2010, sí lo sabemos (en todos los centros de trabajo lo discutimos —por cierto, en esta fecha— e incluso los trabajadores participan con sus propuestas en la elaboración, desde mediados de cada año) ¿Pero quieren los agregados? Los tienen todos los miembros de la Asamblea Nacional. Yo, por ejemplo, sin ser diputado, también “coleccionaba” hasta hace unos años los “libritos” de cada ejercicio fiscal.

La diferencia es que el socialismo pone en blanco y negro los límites, y el capitalismo te hace creer que no existen, pero están ahí, marcados por el capital: ¿por qué los diferentes niveles de desarrollo entre clases, grupos étnicos y otras minorías? Y ni hablar de los límites que imponen los países grandes a los pequeños. Y no me parece que los ciudadanos norteamericanos supieran mucho de lo que los grandes bancos estaban haciendo con su dinero antes de la crisis, ni tampoco de los negocios turbios de ciertos funcionarios públicos del gobierno de los Estados Unidos con las licitaciones para Iraq, en fin, saben lo que les dejan saber, como en todas partes, con el agravante de que los fines son el enriquecimiento personal. De paso, digo que sí: a mí también me gustaría saber y polemizar más abiertamente sobre cosas que no conozco de la gestión económica cubana, y considero que se cometerían menos chapucerías en la medida en que se consultara más a la gente.

En cuanto a la educación en Cuba, creo que ya no nadie dice acá que es la mejor del mundo. Pero lo jodido de las opciones en función del dinero (en la educación privada o para cualquier otra cosa), es cuando no son para el que más trabajó, sino para el que más robó, el que más explotó, el que más trampas hizo, el que más drogas vendió, el que ganó la lotería o tuvo más suerte con el juego, el que más remesas recibió. Nadie, me parece, puede dar garantías de que en el capitalismo las mayores ventajas las tienen los que más trabajan.

¡Qué triste consuelo el de esos “valores relativos” en que disminuyen los pobres y los actos violentos, según algunos! Pregúnten a un indigente de cualquier país del planeta si tales estadísticas le satisfacen.

¿Entonces alguien cree en el sueño de que todos pueden llegar a ser millonarios? ¿Podrán serlo todos los habitantes del planeta a la vez, en el supuesto de que decidieran trabajar con la misma fuerza e intensidad?

Y en cuanto a las tamaleras de Miami, que me avisen cuando alguna se vuelva millonaria, o mejor, cuando todas se vuelvan millonarias, porque lo más probable es que si la idea triunfara, que es poco probable, una de ellas o unas pocas del grupo capitalicen y dejen a las otras con su misma pobreza relativa. Es el sistema. Que haya quien crea en él, porque logre algo individualmente para sí y los suyos, es otra cosa.

De eso se trata, de las contradicciones insalvables de un mundo regido por el capital. A quien le va bien le convendría que la gente tuviera dinero, para ganar más: pero para que esa persona gane más, tiene que haber gente que obtenga mucho menos.

Yo no he dicho que a los ricos les convenga que haya pobres, lo que digo es que no pueden evitarlo, aunque quisieran, porque el sistema capitalista funciona así, está en su esencia misma.

También hay enriquecimientos lícitos, que no son morales, si entendemos la moral como la intención de hacer el bien para la mayoría.

El problema es que no me gustan los leones ni la selva, tan competitiva. Preferiría un apacible lago de los cisnes, donde todos bailaran tomados de las alas, digo de las manos.

Modo de funcionamiento e intenciones de este espacio de dabate

Para responder dudas irrazonables sobre el manejo de mi blog, aquí van las estadísticas de mi tablero ¡que en menos de mes y medio acaba de superar los 300 comentarios!

13 Mensajes 340 Comentarios

3 Páginas 340 Approved

3 Categorías 0 Pendientes

29 Tags 0 Spam

Pues ya lo saben: ¡aquí no se borra a nadie! (Esto me recuerda una consigna que teníamos en Cuba hace un tiempo atrás, algo se me tiene que pegar ¿no?)

No creo que haga algo extraordinario, me parece un elemental acto de cortesía responder los criterios, cuando estos me motivan a hacerlo. Solo me salto los elogiosos de tantos amigos que me quieren, porque me ruborizan.

No necesito ofender ni agredir para vérmelas con opiniones divergentes. Espero igual altura de mis interlocutores, tanto en el contenido como en la forma, porque estamos luchando por la buena ortografía en esta página. Gracias.

Para nada me siento ofendido. Y por supuesto que no estoy muy seguro de nada en esta vida, creo que ya lo dije en otra ocasión: ¿y acaso alguien medianamente inteligente puede creer que está seguro de poseer verdades absolutas? Atenderé la recomendación sobre lo de no justificarme. Si a alguien le pareció así, tal vez lo haya hecho sin percatarme, pero es una vieja y mala costumbre de los “agredidos”, dicho en el sentido amplio, justificar su rebeldía ante los “agresores”. Me cuidaré de no hacerlo más, pero tal vez sea una actitud subconsciente.

Después de leerme y practicar tanta esgrima verbal conmigo, ¿alguien de verdad cree que a estas alturas de mi vida, alguna persona o institución me pueda decir lo que yo tengo que decir?

Por último, sobre lo “comercial” de este blog, prometo que no trataré de venderlo a nadie. Y gracias por lo de periodista “oficialista”, así me gano unos puntos por acá, que falta me hace.

Anuncios

32 comentarios

  1. Te apoyo 100% Paquito, porque conozco el Capitalismo y conoci el Socialismo (con sus limitaciones), pero despues de estar en el epicentro del problema, me doy cuenta que todo lo que dices del Capitalismo es la verdad. Aqui las oportunidades no son parejas como suelen decir, y hay muchos gringos haciendo trabajos que habitualmente se consideraban de inmigrantes, asi que te podras imaginar, que quedara para los que estan llegando. Pero bueno, cuando esten aqui, ya sabran. Eso si, algunos han tenido su golpe de suerte, pero a decir verdad, no les creo mucho, por eso de que vivo en el monstruo y ya me se todas esas historias de ciencia-ficcion. Pero como en mi caso, nadie escarmienta por cabeza ajena, entonces dejemos que prueben un poquito del pastel que nos brinda el Primer Mundo.

    • No sabes, Peter, cuánto te admiro por admitir públicamente, sin máscaras ni seudónimos, esa otra parte de la historia que nadie quiere contar. De hecho, me duele que los muchachos aquí en Cuba a veces piensan que llegar a los Estados Unidos, u otro país, y hacerse millonarios es lo mismo, entre otras cosas porque pocos tienen la honestidad que tú tienes de valorar equilibradamente esa realidad. Acá en ocasiones solo se ven los exitosos, o los que dicen que lo son, y no saben cuánto daño hacen al decir lo que no es a sus hijos, nietos, sobrinos o amigos. Luego están los que intentan culpar a la persona individual por el fracaso, pero claro que el problema no eres tú, no admitas esa culpa NUNCA.
      En serio, creo que lo comenté ya, me gustaría que todos en Cuba pudieran ir, ver y vivir el capitalismo, sin antes tener que decidir que ese sea un paso definitivo y sin pasar tanto trabajo para viajar que luego teman no poder volver a hacerlo, y opten —sin conocimiento previo, solo por las referencias casi siempre manipuladas que les llegan de aquella realidad — por dejar todo en pos de un sueño que al final puede ser feliz, pero también una pesadilla.
      Muchas gracias por tu valiente comentario y ojalá logres toda la felicidad que mereces.

      • Paquito, ojala te oigan en las “altas esferas” y dejen que la gente escoja.

      • Mira, nadie se hace millonario de la noche a la mañana solo por llegar a otro país.
        Y no sé quién en Cuba aspira a eso.
        Fuera de Cuba hay que trabajar de verdad, no como en Cuba.
        Tampoco es que hay que trabajar 20 horas al día. Eso es MENTIRA.
        Con trabajar normalmente, 8 horas vives decentemente. Si trabaja más de un miembro de la familia pueden vivir mejor.
        Por decentemente me refiero a: Tener un techo, propio o alquilado, donde vivir; cambiar el colchón cada dos o tres años y el cepillo de dientes cada 3 meses; encontrar suficientes alimentos en el mercado y poder pagarlos con tu salario, encontrar un medio de transporte adecuado a la distancia que recorrerás, tener atención médica de calidad, gratuita o pagada, y los medicamentos necesarios (subsidiados, pagados por tí o por tu aseguradora), tener variedad de escuelas, pagadas por todos o pagadas por ti, para elegir a dónde mandar a tus hijos y que no les enseñen otra ideología o religión que la que tú elijas; y que no falten los servicios públicos ya sean provistos y subsidiados por el Estado o provistos y bien cobrados por alguna empresa privada, pero que no falten.
        Para todo lo anterior no es necesario ser millonario, basta con trabajar. Incluso, si ganas un salario mínimo.
        Y eso, en el 3er mundo.

        • Supongo entonces que lo difícil es encontrar ese trabajo “normal” para vivir tan decentemente, por lo menos en el tercer mundo. De otra manera, no me explico cómo hay tantos personas que se quejan de su mala suerte en todos los “mundos”, incluyendo también el primero y hasta el segundo. ¿O será que son cientos de millones de masoquistas? Tu descripción idílica es como las postales y las fotos delante de los autos lujosos que nos llegan de Miami.

          • Siempre hay motivos para quejarse.
            Quejarse es algo tan subjetivo que no necesariamente es un indicador de que el quejoso está mal.
            Yo me quejo. Por ejemplo, cuando me aumentan el precio de la gasolina. ¿Cómo no me voy a quejar?
            Eso no significa que vaya a dejar de usar el carro. Y seguir usando el carro no me hace millonari@.

            Quejarse tiene que ver con muchas cosas. Por ejemplo, con la existencia de espacios para la queja. ¿Cuántas dice JAR que recibió en JR en el 2009? 4525 cartas!!! con igual número de quejas.

            Hay indicadores menos subjetivos que quejarse para saber si es posible vivir medianamente bien.

            Uno que me encanta son las corrientes migratorias. La gente, como las aves, van a donde hay comida y huyen de donde hay hambre, sed o frío.

          • Coincido contigo totalmente, la gente va de los países pobres a los opulentos, a pesar de las barreras que levantan para que no entren, salvo que les convenga políticamente decir que huyen del socialismo. Lo difícil es intentar que la gente, toda la gente, sin excepción, viva medianamente bien, en una nación subdesarrollada.

          • Bueno, Paquito, eso no se da ni en una nación desarrollada. En USA hay homeless. Lo que habría que preguntarse es por qué llega un inmigrante mexicano (no te voy a decir cubano porque me vas a halar por la ley de ajuste cubano) sin siquiera tener papeles y hace su vida sin tener que pedir dinero en la calle. No sé hasta que punto eso es debido al sistema.

            En cuanto a los paises subdesarrollados, te voy a decir que mi esposa es miskita. Yo voy todos los años a la costa atlántica de Nicaragua a visitar a su familia y te encuentras de todo. ¿Qué hay menos posibilidades que en USA? Si, es verdad pero las hay. Mi suegro era barbero, tuvo 11 hijos y según como ellos quisieron estudiaron unos y otros no, uno se hizo pediatra, otro geólogo,otro tiene una financiadora en Managua y mi esposa estudió enfermería, otro trabaja abriendo hueco y otro sigue cazando y pescando(por cierto, es con el que más ando cuando voy de vacaciones allá) . Mis sobrinos, hay algunos que en estos momentos están estudiando en la universidad, otros ya se casaron y tienen hijos, no estudiaron y están trabajando y así, toda la gama que tu quieras. Depende mucho de lo que tu decidas hacer con tu vida.

            En cuanto al gobierno, ninguno se ha preocupado por estos grupos aborígenes. Dígase Zomosa, dígase sandinismo y todos los que vinieron después incluyendo el de ahora. Hay lugares que no hay carreteras, en otros no hay luz eléctrica pero sin embargo, yo cada vez que quiero puedo tener una video conferencia con mis sobrinos en Minas Bonanza que eso está en la conchinchina grande y no lo puedo hacer con mi hermano en la Habana.

          • Ese es el mundo, amigo, y Cuba también. Los contrastes de sociedades organizadas en función del dinero (y de los intereses políticos detrás de él), incluyendo las grandes brechas tecnológicas. He hablado largo sobre esto en post anteriores, e incluso en este mismo.

  2. Pa mi Paquito, tu estas por encima del bien y del mal. Confio y creo en ti, eres un tipo coherente.
    Solo te sugiero que te cuides de la homofobia, (no se a ti pero a mi a veces me salen ronchas) y los CD4 que los muchos o pocos que tengas valen un millon de besos.

  3. Hola Paquito, me encanta tu blog, aunque discrepo por suerte en cosas, me parece que esta siendo muy util para esclarecer el tema gay, para el debate politico y en fin para el mejoramiento humano. Me siento identificado contigo porque tambien soy muy cubano, gay, portador de VIH y segun tu idea de ser comunista podria decir que tambien lo soy. La diferencia es que me decepcioné mucho de la revolucion cubana, fui un militante muy activo en mi epoca universitaria, amaba la revolución y siento que fue un amor que me traicionó. Hoy vivo fuera de Cuba desde hace 12 años y coincido contigo en que el capitalismo no es la solución, espero que no sea “el fin ultimo del desarrollo de la humanidad”. En “Mi idea de ser comunista” al final dices que “Mi gran duda existencial es si esa naturaleza individualista de la especie humana podrá ser superada alguna vez”; cuando me fui de Cuba me había convencido de que esa naturaleza individualista era irreversible, es decir, que no iba ser superada jamás. Hoy, en algun rincon de mi, esta la esperanza de que no sea así, por eso escribo aqui, porque pienso que si de alguna manera es posible el mejoramiento humano, es precisamente mediante el debate, sin pelos en la lengua, sin miedos, sin querer ganarle al otro, sin creerlo enemigo, sin convertir el debate en una discusión de niños que quieren ganarle uno al otro o sentirse en la guerra y escuchando todas las opiniones sin menospreciar ninguna, porque aunque discrepemos absolutamente, siempre de alguna experiencia personal viene la opinion y alguna razon y/o verdad tiene y eso hay que respetarlo. Creo que asi se perfila tu blog y por eso estoy aqui.
    En cuanto a la revolución cubana pudo tener millones de errores, lo cual es logico, pero hay errores que van en contra de las libertades individuales del ser humano y descriminaciones como por ejemplo la que sufrieron los gay, que precisamente una revolución que lucha en nombre del mejoramiento humano no se puede permitir.

  4. Me ha sorprendido leer esto: “Hay otros motivos para que los HSH salgan a buscar fuera del matrimonio relaciones sexuales esporádicas, pero no los diré, porque como dijo Martí “no empañes tu vida diciendo mal de mujer”
    Espero que haya sido una “trampa” del idioma, una de esas que no siempre sabemos sortear adecuadammente… Conozco del respeto con que sueles acercarte a la obra martiana por eso me extraña que uses la cita de esa manera.
    Espero puedas explicarte mejor proximamente…

  5. La homosexualidad y sus afluentes (como la homofobia) es uno de los temas mas controversiales a nivel mundial.

    No solo para Cuba, sino para el resto del mundo, hombres y mujeres se enfrentan a la diferencia con aires de indiferencia o con la certeza culpable del que señala, de aquel que grita mas para ocultar sus miedo. Siempre he considerado oportuno abrir las puertas para que no nos sorprenda al huracán.

    Conocí en una ciudad del interior de Cuba una madre de esas que aun pueden llamarse mambisas. Con un hijo gay y el ex-marido Mayor del MININT, esa señora, ante la que hay que quitarse el sombrero sentó al hijo y le informo una noche: esta es tu casa, aqui puedes traer a quien tu quieras, pero no quiero que nadie me diga que te vieron en una esquina apretándote con otro hombre, porque yo soy tu mama y esta es y seguira siendo tu casa. Si la mitad de las madres cubanas tuvieran el mismo coraje, el problema del SIDA y el VIH y la homofobia, que por suerte cada dia se reduce mas, ya hubiera disminuido notablemente.

    El que este libre que lance la primera piedra.

    Ser cristiano no es un estigma. Ser comunista no es un estigma. Ser negro no es un estigma. Y todas estas diferencias se exhiben y comparten públicamente. Como ha de ser un estigma la relación intima entre dos personas del mismo sexo?

  6. Hola paquito, te escribe un amigo y seguidor de tus comentarios, ya nos conocemos y como persona me resultaste super, lei este ultimo comentario tuyo que es algo aglutinador, y te felicito por las cifras que demuestran la aceptacion de este blog, como bien dijiste, de aquellos que te agradecen y tambien de los que te agreden. Una vez mas te felicito y sin elogios banales te exhorto a seguir adelante, no te desanimes. Tambien coincido contigo con la generacion S, la de la soya y el cerelac, porque, en aquellos momentos mas dificiles para este pais las calles estaban invadidas de “bellezas”, como para decir como se decia por esos dias “y eso que no hay carne”. Pues te comento, tambien tenemos la generacion del refresco gaseado y la pasta de oca, “tremenda formula quimica”, que hizo que la generacion de los ultimos años de los 90 tambien fuera digna de admirar por sus cuerpos esculturales, pero ahora detente y dime, ¿cual es la formula magica en la actualidad para lo que esta saliendo en las calles de nuestas ciudades?, ya esta en fase de extincion el picadillo de soya, la pasta de oca, el refresco gaseado, el cerelac y otras “·……” mas. De veras, exhorto a los cientificos a que conjuntamente con la busqueda de nuevos medicamentos para enfermedades y padecimientos, se centren en investigar cual es el componente fundamental que tiene esta generacion que sigue aun mas AGRADABLE A LA VISTA, porque el ejercicio sin comida no construye esos cuerpazos, hay que buscar el meollo del arroz con pollo, como dijera un amigo mio. Espero que esta disertacion mia ponga a muchos a pensar, solo trato de reflexionar, a todos cuidense y a ti personalmente Paquito, ADELANTE.

  7. Hola Paquito ,te sigo desde el primer dia ;y he leido en algun lugar que este ,tu blog, es sobre todas las cosas para la buena ortografia y en eso me ha dado mucho sentimiento pues yo (que soy corredora )te imaginaras que he descuidado bastante la mia , y aunque no sepa mucho de palabras no nos niegues tu espacio .mi abuela es analfabeta pero te aseguro que si supiera leer seria tu fan y si supiera dos letras ella tambien te escribiria.al menos para mi la palabra mas importante del vocabulario ;esa si que no conozco a nadie que la escriba con faltas:AMOR.

    • No, no, Galaxia, solo dije en otro momento que le presto atención a escribir correctamente y estimulo que otros lo hagan, pero para nada esto es una limitante a exponer tus ideas, ni las de ninguna persona. Los sentimientos e ideas de la gente buena no necesitan más ropaje que la sinceridad.

  8. Nada de idílico. Es mi experiencia personal y la de todos los que conozco que día a día nos partimos el lomo para llegar a la casa y poder prender el aire acondicionado.
    Y nada de autos lujosos. Algo bien democrático como un Yaris está excelente, pues en la gasolina no hay pa´escoger precios: o la pagas a lo que diga la OPEP o camiinas.

    • Dime honestamente, crees que sería sostenible un auto para los más de 6 mil millones de personas del planeta. Y si te parece que no, entonces por qué vender esa idea también idílica.

      • No sé si es sostenible. Pero: para eso existen las alternativas: caminar, tomar un autobus, usar bicicleta, moto, tren, avion o barco.
        ¡Tampoco es que yo voy a todos lados en carro!
        Y no soy millonaria, ni pobre.

        • ¡O el metro! Son maravillosos. Coincido contigo, creo que los medios de transportación colectiva son más racionales, económica y ecológicamente hablando. Pero yo tampoco soy millonario, ni pobre, y no tengo auto ¡qué pena, eh! Ahí es donde la teoría se jode, porque tal vez en la práctica estemos “hechos” para querer el carro. Somos todavía hombres primitivos.

      • Acabo de recordar que el año pasado entraron al parque vehicular 46mil nuevos vehículos.
        Con una población de 3millones de habitantes, se llega fácilmente a que aproximadamente 1 de cada 17 familias que antes no tenían auto, ahora lo tienen.
        ¡Horror! Pasas una hora para recorrer 3 Km. Es cierto.
        PERO, perfectamente puedes aspirar a tener tu carrito.

  9. Hola Paquito: en realidad creo que hay diversos temas que se han vinculado a partir del que tal vez motivó esa avalancha de interés en tu persona, el de la homosexualidad.Y hay varios, porque están ahí esperando a debates, pero igualmente cada vez que se habla de homosexualidad en Cuba, se forma un menjunje tremendo. Aquí, por lo que ya has expresado; en algunos círculos en el exterior porque cualquier cosa es buena para atacar a la Revolución y un resto que se mueve aquí o allá o lo toma como es.Se trata de una realidad que hay que encarar como sociedad y como ser humano. Tenemos mucho que debatir acerca de la intolerancia y cómo vencer tanta insensatez dañina, pero creo que todo debe partir del autorespeto que nos tengamos y de la demostración que hagamos de nuestros valores.En mi opinión, en nuestro país el tema se va abriendo paso poco a poco, pero lentamente y todavía es un asunto que crea profundas heridas entre las familias y los propios homosexuales. Es donde me parece que se dan las sirtuaciones más lamentables.Pero conozco a muchas familias, en que no ha habido resquebrajamientos emocionales y eso es un aliento.También hay gente que te tolera, pero a veces recela, pues piensa que un homosexual es alguien que está a toda hora y pasando por encima de cualquier valor como ser humano, en busca de una presa de su mismo sexo. Es ridículo, pero así se comportan en lo más íntimo. El sólo hecho del debate que se ha suscitado alrededor de tu página expresa la necesidad que existe de intercambiar en torno a estos asuntos. De todas maneras, nada va a cambiar la forma de sentir de un homosexual, que puede ser tan bella, perfecta y llena de amor, como la de una parte del resto , o tan fea y deprimente, como la de otra parte de ese resto . Recuerdo ahora un hecho muy simpático y es cuando comenzaron a concentrarse los trasvestis en un centro de la capital y lo mandaron a cerrar. Claro que se mudaron para otro, jajaja. Son cosas que pasan y parte de esa herencia machista y hay que tomarlo como tal. La cosa no es armar una Revolución sexual, ni arremeter contra los homofóbicos, pero en última instancia se trata de una orientación sexual y nada más, tampoco hay que permitir que se excedan. Llegar a la comprensión de las cosas. Ya no es el Ser o No SER..el tema va más allá, amigo y lo sabes.

  10. Dice Mily en su comentario sobre el tema de la homosexualidad, la homofobia y el miedo. Esta pequeña frase contiene y manifiesta todo el recelo secular en torno a los hombres que tienen sexo y aman a otros hombres y las mujeres que tienen sexo y aman otras mujeres. Y pone de relieve la ignorancia que embarga a todos los que se aproximan al asunto por puro snob o con la curiosidad del turista que se acerca al espectáculo extraño sin comprender una sola palabra, sin poder interpretar un solo signo. Y no hay que ser homosexual para iniciar el proceso de comprension.

    Me gustaría preguntarle a Mily donde están los límites que no deben excederse y quien los ha predeterminado? Donde están prefijados, cual es el documento que los define y donde se atesora? Quien abre las puertas para los heterosexuales (los normales) y quien limita las fronteras para los homosexuales (los anormales)? Si Mily tiene una respuesta científicamente comprobable, somos todo oídos.

    Abiertamente Mily se suma al bando contrario, mientras hunde la navaja envuelta en el papel encerado. La tolerancia hipocrita no ha dejado de ser las peores manifestaciones humanas. Algunos dirian: comprendo pero no acepto. Entonces ni comprende ni muchos menos acepta. El que acepta comprende y por ello le resulta mas sencillo aprobar voluntariamente. La tolerancia implica aceptación en mayúsculas.

    Mientras haya personas con el juicio torcido y la palabra fluida como Mily, habra muchas mujeres que continúen pensando, erróneamente, que sus maridos corren peligro por el acecho de los gays.

    Los excesos de los que habla Mily, denotan el corto entendimiento y la poca aceptación que se camuflan detrás de un discurso tan delicado. Mientras tanto me detengo en recordar a todas las Milys que los lilmites no son mas que lineas imaginarias que separa dos conjuntos de cosas.

    Aun así se trata de marginación, imaginaria, lo que me da pie para cuestionar la generosa voluntad de la “ley del embudo”: lo ancho para los normales y lo estrecho, obviamente, para los gays. Los “anormales” deben conformarse con los límites que los demás, generosamente, les regalan, como si esos anormales no fueran seres humanos con los mismos deberes y derechos sociales y biologicos. Mientras el tema gay continué bajo el enfoque de la curiosidad y la diversión satírica no dejaré de recordar las hipócritas celebraciones del Dia de Reyes en la Colonia, en la que los negros esclavos eran libres por 24 horas.

    Las palabras de Mily le agregan un metro mas de altura al muro de Berlín, que separa elegidos (por quién) de diferentes (de quienes) . Los excesos a que se refiere dejan muy bien establecido que el gueto turístico, donde deben vivir los gays, no tiene por que dejar de ser un perímetro pintoresquista del comportamiento humano, destinado a la mofa, la compasión y el escarnio de los normales.

    Para cerrar con broche de oro, la compasión debería dirigirse hacia (y no contra) los homofóbicos. Como dice la tradición: el que mas grita es el ladrón.

  11. winsome answers i like it

  12. OK, pero no me saques el tercer mundo como un ejemplo de que el que nace pobre, pobre se queda o al menos no puede aspirar a una vida como de la que hablaba 100%gusano.
    Además ese mundo que tu dices tiene bastantes problemas que no tienen que ver con el dinero como es el racismo, la discriminación por inclinación sexual, la discriminación por ideológia o religión.
    El dinero yo lo veo como una necesidad de la humanidad al desarrollarse económicamente y si llega el momento, desaparecerá por esta misma necesidad del desarrollo, y no porque los hombres quieran o no quieran quitarlo o piensen que es bueno o es malo.
    Eso es como en física no estar de acuerdo con la ley de la gravedad. Existe, está ahí, es objetiva y tienes que lidiar con ella y no ponerte a pensar como fueran las cosas si no existiera.

    • Digo que como tendencia, el que nace pobre, pobre se queda. Las excepciones son la ilusión del sistema, incluyendo la contradicción de que empujan las migraciones y a su vez no las quieren. Sin dudas, creo que el dinero es una realidad objetiva que responde a un modo de organización de la sociedad, pero es un fenómeno no natural, si se quiere, viene por el propio desarrollo de las relaciones sociales. No me puedes pedir que no intelectualice contra él, es mi libertad de opinión.

  13. No somos primitivos por querer el carro. Somos primitivos cuando nos conformamos con no tenerlo. O cuando pensamos que si no lo tiene todo el mundo no es bueno. Los bienes de consumo cuando surgen son privativos de una minoría. Con el tiempo más personas acceden a ellos. Hoy hay muchísimas más líneas de celulares que hace 10 años: cualquiera tiene un celular. Y muchísimos más carros que hace 100 años.
    A ver, en todas partes hay desigualdades. ¿En Cuba no?
    Lo que hay que ver, y es perfectamente medible, es la magnitud de la desigualdad. Cuanta distancia hay entre el que menos tiene y el que màs tiene.
    Ahí es donde nos ganan los países con clases medias fuertes. Son sociedades sólidas.
    Haití, por ejemplo, es un país sin clase media.
    La clase media es emprendedora y quiere prosperar. Una clase media más grande impulsa a un país.
    Los ricos no. Los ricos ya llegaron.
    No me negarás que en Cuba tuvimos buen despegue cuando permitieron el Trabajo por Cuenta Propia. Y nos frenamos cuando les pusieron límites a su crecimiento. Esos, lejos de ser los “nuevos ricos” como se les llamó, eran una incipiente clase media que proveía bienes y servicios, generaba empleo y contribuía al fisco.

    En Cuba no hay tanta igualdad como se piensa. En Cuba hay una pobreza generalizada y una clase media casi nula. Así, la movilidad social es prácticamente imposible.

    Me refiero a: ¿Puede soñar alguien en Cuba con comprarse una casa en El Laguito o un carro o un apartamentico en Alamar legalmente?

    No. Tú sabes que esas cosas en Cuba no se compran con dinero sino que se obtienen por pertenecer a una casta o a punta de sobornos.

    • Tengo una opinión distinta a la tuya: somos primitivos cuando queremos tener el carro aunque sepamos que no es racional ni sustentable que todos lo tengamos, y aspiramos al beneficio individual, aunque nuestro discurso sea el de la ecología, la igualdad y la fraternidad. Cualquiera no tiene celular. Hay millones de personas que no conocen ni siquiera la telefonía, ni la luz eléctrica. En Cuba hay muchas desigualdades, seguro, y ese es el pan de la discusión de cada día acá, cómo atenuarlas y resolverlas, sin los grandes contrastes de que hablas y que a la vez la gente sienta la motivación y crea en su posibilidad de mejorar su presente y futuro. Todos sabemos que es una contradicción no resuelta. Pero no coincido en la pobreza generalizada, depende de tu punto de comparación. Y sobre el trabajo por cuenta propia, solo te puedo decir que soy partidario de darle mucho más espacio, pero es falso —económicamente hablando— que significó ningún “despegue”, porque aún en su momento de mayor auge, nunca significó más del 4% de los aportes al presupuesto del Estado. Su mayor aporte, en mi criterio, fue su diversidad y visibilidad. De hecho, ahora sería otra vez una manera muy “elegante” de que el Estado descargara sus excesivas responsabilidades, así, al menos, cuando alguien se coma una croqueta fría, no le echará al culpa al gobierno, sino al dueño del puesto de fritas.

  14. Paquito,
    Nos pudieras explicar como funcionan las elecciones en cuba?
    http://tomarlapalabra.wordpress.com/2010/02/03/las-elecciones-en-cuba-la-antitesis-de-la-democracia/

  15. Paquito, esto estuvo simplemente genial, solo eso. Hay tanta gente en este mundo que tiene que aprender a respetar lo que piensan los otros que cuando se ven vacíos de argumentos cuerdos y coherentes solo ofenden, muchas veces con crueldad pensando que la verdad que enarbolan es la única real.
    Si creo que hay mucha valentía en esto que haces, independientemente de cuales sean tus posiciones o criterios o de coincidir o no con ellos. Una vez más te felicito de corazón.

    • Gracias, Alina, yo no aspiro a que coincidan conmigo, ni siquiera quiero convencer a nadie de mis posiciones. Solo quiero que las conozcan y valoren en lo bueno y lo malo que puedan tener.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s