La homoheterosexualidad o por qué llegué virgen a los 18 años

Hace unos días una compañera de trabajo me recriminó porque quedó “enganchada” con la lectura de algunos pasajes de mi vida sentimental que publiqué con anterioridad y al llegar al último que escribí a finales de septiembre tropezó con un CONTINUARÁ sin continuación. Cierto es, y no fue olvido mío, sino que múltiples acontecimientos posteriores, varios de ellos como consecuencia de la propia dinámica de está bitácora, me hicieron apartarme de esas vivencias que ahora retomo, a petición también de otros amigos. Sigue leyendo

La fractura de mi padre o una familia que ama entre líneas

Vísperas de la intervención quirúrgica que requiere la fractura de cadera de mi padre, la causa de mi alejamiento de esta bitácora desde inicios del año, no puedo dejar de pensar en el misterio de este hombre tan cercano y a la vez tan distante, a quien ya casi no reconozco en ese débil y hermético anciano en que lo han convertido sus maltratados 77 años. Sigue leyendo

Otro percance triangular y una duda terrible

Con mi propensión marcadamente literaria a enredar los afectos, en noveno grado entablé una relación muy próxima con una adolescente dos años menor que yo, con quien jugué a aparentar ante todos en la Escuela Lenin, alumnos y profesores, que éramos primos. No sé si la gente lo creyó o no, pero asumí de modo tan enfermizo mi papel, que ello pronto me trajo nefastas consecuencias. Sigue leyendo

Pasiones adolescentes y mis primeras transgresiones de la masculinidad

Por mucho que intento recordar, no puedo precisar cuándo, cómo ni por qué ocurrió aquel giro dramático en mi vida que condicionó casi toda la adolescencia y mi más temprana juventud, al sustituir la búsqueda verdadera de una relación de pareja, por la sufriente adoración de la idea platónica de un amor heterosexual imposible. Pero les puedo asegurar que fue un proceso largo, muy intenso y no exento de singulares peripecias. Sigue leyendo

El día que empecé a ser homosexual, la muerte y un triángulo amoroso

Los amores tortuosos comenzaron muy pronto en mi infancia. Siempre tuve desde el punto de vista sentimental cierta tendencia funesta a complicar las cosas. Y aunque no puedo culpar a las novelas de caballería como Alonso Quijano, definitivamente en esta hipersensibilidad debieron tener algo que ver mis abundantes lecturas desde la enseñanza primaria.

El romance más intenso de mi primera edad escolar fue sin dudas aquel competitivo triángulo amoroso que protagonizamos Early —mi mejor amigo—, Judith y yo, en aquel lejano quinto grado. Sigue leyendo

Mis encuentros con Fidel y unas fotos “comprometedoras”

No puedo presumir de una estrecha relación ni de grandes momentos cerca de Fidel Castro. Mi vínculo directo con el líder de la Revolución, quien este 13 de agosto cumple 84 años para satisfacción de muchos y desconsuelo de otros, es solo ligeramente mayor tal vez que el del promedio de las personas que nacimos y crecimos en Cuba después de 1959, quienes en una inmensa mayoría atesoramos alguna que otra anécdota que lo involucra.

A una de esas contadas ocasiones corresponden las dos fotografías que ilustran esta crónica Sigue leyendo

Mi “carrera” antideportiva y una foto “vergonzosa” de la infancia

Mi escasa destreza física para los deportes es tan proverbial y legendaria como mis pobres aptitudes musicales. Aprovecho estos días en que tanto hablamos en la Isla de las llamadas Olimpiadas cubanas para cumplir otra deuda pendiente con mis lectores, acerca de la prometida historia de mi poco gloriosa, pero divertida “carrera” deportiva. Sigue leyendo

En la periferia de los frenesíes o la jornada gay de Santa Clara

Detrás del viejo poste eléctrico hincado en la esquina de las calles Martha Abreu y Juan Bruno Zayas, casi oculto por el madero, el anciano Nivio permaneció de pie por más de dos horas, protegido de la multitud, pero en una posición que le permitía abarcar lo que sucedía en el escenario media cuadra más adelante, durante el espectáculo de artistas transformistas que cerró la III Jornada cubana contra la homofobia este 17 de mayo, frente al centro cultural El Mejunje, en Santa Clara. Sigue leyendo

A los 500 del “descubrimiento” de mi “nuevo mundo”

Este 3 de marzo se cumplen tres meses desde la publicación del primer post en esta bitácora y lo celebro con el arribo a los 500 comentarios, mérito que no atribuyo a ninguna destreza particular mía, sino a la paciencia, interés y cariño de todos sus lectores, a quienes agradezco los elogios, las discrepancias y hasta los improperios, estos últimos bastante pocos en honor a la verdad, o por lo menos mucho menos de los que yo esperaba. Sigue leyendo

El oscuro origen de parte de mi biblioteca

Confesar aquello de lo cual estamos orgullosos, es fácil; aun cuando no sea lo mejor visto socialmente. Pero contar lo que a uno le da vergüenza, lo que nunca recomendaríamos a nadie hacer, ya resulta un poco más complejo. Y esto es lo que pretendo en esta crónica, a propósito de la celebración en La Habana de la 19 Feria Internacional del Libro. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 222 seguidores