La muerte de Chirino o El último de mis barberos

Casi por casualidad acabo de saber que hace solo unos días murió Chirino, el último de mis barberos. Me sentí culpable de no enterarme antes, porque le debía muy buenas chácharas a este viejo fígaro, quien siempre me recibía en el rústico salón del patio de su casa en Cojímar, con el entusiasmo del gran conversador que aprecia más a un oyente atento que a un cliente de solvencia. Sigue leyendo

Las pruebas finales de Javier y Mi graduación del sexto grado

Por estos días en que mi hijo Javier realiza los exámenes finales de sexto grado, rememoro aquella primera etapa de la vida estudiantil, los rituales que yo seguía para las pruebas, la alegría por las calificaciones y aquella sensación de obstáculo vencido, alivio temporal y despedida transitoria, como antesala de las vacaciones y nuevo punto de partida.

Sigue leyendo

Yo también fui un extremista o mis disculpas con el profesor Bataille

Tal vez sea este el testimonio más difícil de mi vida. Aunque me duela mucho reconocerlo, debo admitir que yo también fui alguna vez un extremista.  Al menos, ese es el sabor que me dejó para siempre aquel episodio estudiantil, cuando por razones y mediante métodos que ahora me parecen harto deleznables, mi grupo del preuniversitario y yo conseguimos deshacernos del profesor Bataille. Sigue leyendo

Mi trayectoria política y el VI Congreso del Partido

No quería dejar de compartir unas líneas en esta bitácora antes de sumergirme en la vorágine del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el cual tendré la oportunidad de participar como periodista, como sucedió hace 14 años, cuando todavía no militaba en sus filas. Para escándalo tal vez de críticos y ortodoxos, quisiera contarles la experiencia de mi filiación política. Sigue leyendo

La homoheterosexualidad o por qué llegué virgen a los 18 años

Hace unos días una compañera de trabajo me recriminó porque quedó “enganchada” con la lectura de algunos pasajes de mi vida sentimental que publiqué con anterioridad y al llegar al último que escribí a finales de septiembre tropezó con un CONTINUARÁ sin continuación. Cierto es, y no fue olvido mío, sino que múltiples acontecimientos posteriores, varios de ellos como consecuencia de la propia dinámica de está bitácora, me hicieron apartarme de esas vivencias que ahora retomo, a petición también de otros amigos. Sigue leyendo

La fractura de mi padre o una familia que ama entre líneas

Vísperas de la intervención quirúrgica que requiere la fractura de cadera de mi padre, la causa de mi alejamiento de esta bitácora desde inicios del año, no puedo dejar de pensar en el misterio de este hombre tan cercano y a la vez tan distante, a quien ya casi no reconozco en ese débil y hermético anciano en que lo han convertido sus maltratados 77 años. Sigue leyendo

Mis carencias culturales y algunos estereotipos gay

Es un lugar común bastante arraigado la identificación preferente de los homosexuales con el llamado mundo de la cultura, entendida esta como una reducción al estrecho concepto de lo artístico. Mis notables carencias en esta área, ya sea por ineptitudes hereditarias o debido a una formación bastante desgarbada y ecléctica, más otros intereses profesionales que la vida puso en mi camino, me hacen cuestionar y a ratos violentar de modo consciente, no sin cierta dosis de picardía, ese estereotipo de lo gay. Sigue leyendo

Otro percance triangular y una duda terrible

Con mi propensión marcadamente literaria a enredar los afectos, en noveno grado entablé una relación muy próxima con una adolescente dos años menor que yo, con quien jugué a aparentar ante todos en la Escuela Lenin, alumnos y profesores, que éramos primos. No sé si la gente lo creyó o no, pero asumí de modo tan enfermizo mi papel, que ello pronto me trajo nefastas consecuencias. Sigue leyendo

Pasiones adolescentes y mis primeras transgresiones de la masculinidad

Por mucho que intento recordar, no puedo precisar cuándo, cómo ni por qué ocurrió aquel giro dramático en mi vida que condicionó casi toda la adolescencia y mi más temprana juventud, al sustituir la búsqueda verdadera de una relación de pareja, por la sufriente adoración de la idea platónica de un amor heterosexual imposible. Pero les puedo asegurar que fue un proceso largo, muy intenso y no exento de singulares peripecias. Sigue leyendo

Mis encuentros con Fidel y unas fotos “comprometedoras”

No puedo presumir de una estrecha relación ni de grandes momentos cerca de Fidel Castro. Mi vínculo directo con el líder de la Revolución, quien este 13 de agosto cumple 84 años para satisfacción de muchos y desconsuelo de otros, es solo ligeramente mayor tal vez que el del promedio de las personas que nacimos y crecimos en Cuba después de 1959, quienes en una inmensa mayoría atesoramos alguna que otra anécdota que lo involucra.

A una de esas contadas ocasiones corresponden las dos fotografías que ilustran esta crónica Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 221 seguidores